martes, 19 de marzo de 2013

Futbol escolar y Juvenil. Expresito y Marineritos dividen honores



Por Ney Sandó Castillo
Conociendo perfectamente la importancia del compromiso de ocasión, llegaron los futbolistas de las categorías 14 – 15 y juvenil a la central ciudad de Santa Clara para dirimir en cada apartado 2 juegos que esclarecieran las posiciones en esta etapa clasificatoria con vistas a los Juegos Escolares Nacionales y la Olimpiadas Juveniles. Los elencos naranjas brindaron buen espectáculo e hicieron valer por momentos su lema de “… Aquí nace el Expreso”.

Notable frialdad en la mañana del sábado 16 de marzo en la capital del centro de Cuba, pero no fue contratiempo para que los locales del 14 – 15 salieran con un ímpetu inicial no apreciado en otras ocasiones. La necesidad de lograr un gol tempranero los hizo realizar un desgaste basado en jugadas de ataque y presión a la hora de defender. Aguantaron bien los sureños a lo largo de unos 7 minutos. Cuando amainó el vendaval la pequeña nave Marinera puso nuevamente proa a puerto con paso calmo y seguro. Fue así que un balón robado a la altura de la línea central fuera lanzado por el centrocampista cienfueguero Neisser Sandó de forma filtrada entre los defensores de Villa Clara que no pudieron impedir que la esférica llegara a los botines de Roberto Manuel Márquez quien definió el 1 – 0 desde el borde del área externa. Varios ataques visitantes tuvieron la categoría de “casi” gol, pero existe una máxima en este deporte que reza que los “goles no se merecen, se hacen” y por tanto con este marcador terminaban los primeros 40 minutos. Nadie de los presentes en la cancha de la hermosa EIDE “Héctor Ruiz Pérez” presagiaba lo que estaría por suceder en el tiempo complementario de este choque.

Salieron dominando nuevamente los visitantes sureños, pero en jugada desafortunada dentro del área el portero marinero Osmel Manresa, ya con el balón en sus brazos, levantó indebidamente la pierna ante la llegada de un atacante local lo cual valió para que el principal decretara pena máxima y además le mostrara la tarjeta roja. Acertada decisión. El cobro fue ejecutado correctamente por Juan Pablo Rodríguez Brito llevando la paridad al imaginario pizarrón.

 La diana de “a degüello” sonó a la postre cuando nuevamente el colegiado espirituano Emil Peña Isidoría, se creyó protagonista del choque en lugar de los jugadores y decretó otro penalti, totalmente inexistente por demás, a favor de los locales. Reclamos directos al comisario del partido por parte de la dirección del conjunto escolar cienfueguero, no pudieron impedir que se cobrara el castigo. Justicia divina. El tiro pasó por fuera besando el poste. La desestabilización psicológica en ambos equipos (unos por errar el penal y otros por castigo injusto) se hizo presente y en lo adelante el marcador no se movería más a pesar de los intentos de ambos bandos. Además de la mencionada tarjeta de expulsión, resultaron amonestados los sureños Ray Charles Herrera y Jansiel Armando Blanco así como Andis Milián Hernández por los del centro.


Y he aquí en este punto donde sale a flote un análisis. Cuando un árbitro comete un error en la categoría mayor, es criticado y quizás censurado. Los mayores tienen otra forma de apreciar, debatir y analizar pero los mayores no son los niños. Es triste ver la cara de incredulidad y el llanto sin consuelo de un niño cuando ha jugado un partido digno y viene uno que se hace llamar árbitro a destruirle su sueño y a echar por tierra mucho tiempo de sudor y sacrificios. No lo digo a favor de Cienfuegos, no. Hablo independientemente de quién sea el perjudicado. Independientemente que sea Ciego, Santiago, Matanzas o Artemisa. Nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de querer cambiar la historia por cuenta propia ni influenciado por otros en este aspecto y mucho menos pasando por encima de los niños o jóvenes.

Correcta y sabia la actuación del comisario del partido, el profesor Jorge Bell, quien tomó las medidas correspondientes  para que el mencionado colegiado no tuviera participación en ninguno de los puestos de las cuartetas arbitrales del domingo.

Harina de otro costal, resultó el choque de cierre de la jornada sabatina. Un equipo villaclareño con un juego colectivo meritorio y reforzado con jugadores provenientes de la Escuela Nacional de fútbol, demostró su verdadero potencial. Con dos perforaciones sentenciaron el cotejo mientras los del Cienfuegos no podían vulnerar la portería de casa. Los goles de los ganadores serían para Lenier Monteagudo Lamadrid de cabeza a la salida de un corner y José Carlos Benavides quien ganó por velocidad y definió raso. Amonestados en este partido los Marineros Hailer Cabrera Siscal y Frank Manuel López en tanto recibían la pálida por los del Expreso Yordan Pérez, Robertney Caballero y Lázaro Yasmani Tuero.

Con una temperatura agradable amaneció el domingo en la ciudad de Santa Clara. Esa temperatura que motiva jugar al futbol.  Iniciaron la jornada como es característico los equipos escolares. Si bien el sábado “apretó” desde el inicio Villa Clara, esta vez lo hicieron las huestes marineras. Tanto que a los 15 minutos un corner cobrado por Ray Charles Herrera se estrelló directo contra el poste y el balón caprichoso llegó hasta el centro del área pequeña donde Serguei Campillo Brito la empujó poco más o menos “de palomita”. Casi copia al calco llegó el segundo para los verdeazules. Tiro de esquina desde el mismo ángulo pero esta vez Serguei “martilló” el balón pasando este entre las piernas de un defensor situado en la línea de meta. Un cabezazo del Cienfuegos al travesaño y que pudiera haber significado la total apertura del marcador adornó como anécdota lo sucedido en este parcial.

A solo 50 segundos de iniciado el tiempo de cierre en esta categoría llegó el tercero para Cienfuegos. Ray Charles tomó descolocada la salida de los naranjas y con conducción y endemoniados quiebres de cintura, dejó a 3 defensores en el camino para definir por bajo a la derecha del arquero. 

Tempranero gol que sentenciaba el partido por el desempeño visto en la cancha. Pero había más. Cuando ya agonizaba el encuentro y con el equipo local empujando para llegar, un contragolpe certero rindió frutos para la causa sureña. Yoandri Sosa tapó perfectamente el balón y en posición ventajosa en relación con la defensa y el portero, batió a este por bajo y a palo cambiado. Un resultado de 4-0, reflejo de la posesión del balón y el mejor quehacer técnico y táctico de los dirigidos por Francisco Carrazana.

Nuevamente los juveniles del “Expreso” se lucieron ante su afición. Regalaron a los presentes un derroche de garra, de entrega, de fe en la victoria y mostraron respeto a la historia futbolística local. Recién comenzado el encuentro se lesionó el portero sureño Wirtman Bourke, y su reemplazante José Ángel Carrazana no pudo impedir que un obús lanzado por Gilberto Iglesias Díaz entrara limpiamente en su cabaña. 

Esta lesión se sumó a la del defensor Yurisán Cruz Padilla en el día anterior. Antes de terminar el primer tiempo se dio la jugada que marcaría el destino del choque. El ex internacional sub 17 cienfueguero Frank Manuel López buscó y encontró un penal. Lo lanzó y fue detenido por el arquero. Aquí, todo parece indicar, se acabó el choque para los visitantes mientras los de casa fueron por recompensa. Y lo que buscaron lo encontraron. Ataque por la izquierda, error garrafal de la defensa y definición de cabeza de Nayer Elías Naya Alayo. Más interesados en que se acabara el choque que en remontar, jugaron los últimos minutos los futbolistas del Cienfuegos. 

La apatía, el desinterés, la falta de convicción y el desánimo estaban de pláceme dentro de este talentoso equipo que vio perforar su arco nuevamente cuando la defensa se quedó completamente parada reclamando un fuera de juego inexistente y el delantero suplente (portero para más señas) Yoandri Lanzague González definía con una delicada vaselina poniendo el 3 – 0 final. Merecido resultado para un equipo villaclareño que sin grandes individualidades pero sí con mucho coraje y juego de equipo demostró lo que puede hacer. Las individualidades en el fútbol por momentos pueden resolver situaciones pero el juego colectivo siempre será quien dicte la pauta en este hermoso deporte.

Resultó amonestado en este encuentro el marinero Anthony Pérez Pantaleón que quizás en el tiempo que jugó fue uno de los más sacrificados.

Por otra parte, nuestros amigos en tierras matanceras nos han hecho saber que los equipos de esa provincia barrieron con los visitantes de Mayabeque. Los escolares vencieron con tanteadores de 3 – 0 y 4 – 0 mientras los juveniles hacían lo mismo anotando en 4 y 1 ocasiones en jornadas de sábado y domingo respectivamente.

Así las cosas, en la categoría escolar Cienfuegos domina la llave con 18 puntos sin conocer lo amargo de una derrota. Lo siguen yumurinos con 14 rayas y villaclareños con 11.

En la categoría juvenil se ha encaramado en la cima el seleccionado matancero con 17 unidades, seguido de cerca por sureños con 15 y naranjas con 14.

Cuando faltan 2 rondas (12 puntos en disputa) de esta etapa clasificatoria la lucha se torna cruenta, máxime si solo uno clasifica directo a la final de julio y todos los equipos tienen posibilidades matemáticas de acceder. Los segundos lugares de esta zona entrarán en liguilla de ida y vuelta con el segundo de la llave más occidental.

El pareo para la próxima fecha establece partidos entre Cienfuegos y Matanzas así como Mayabeque contra Villa Clara en casa de los primeros. (Fotos de archivo cortesía del autor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario