martes, 26 de marzo de 2013

Ciego buscará frenar a Camagüey



 Mandy buscará liderear a los camagüeyanos frente a su Bestia Negra
 
Líder indiscutido con cinco triunfos de cinco posibles, seis puntos de ventaja sobre sus más cercanos perseguidores y cero goles permitidos en los últimos seis partidos podría hacer a Mandy Cruz el más feliz de los técnicos por estos días en el Campeonato Nacional de Futbol.


Si a esto le sumamos que su próximo rival está a 11 puntos de distancia cualquiera diría que lo de mañana sería un día de campo para los muchachos de Camagüey, “SERIA” si su rival no respondiera al nombre de Ciego de Ávila, un equipo que se ha convertido en la piedra en el zapato para los equipos camagüeyanos.

Aun sin sus principales referentes (Alain Cervantes, Leonel Duarte, Sánder y Reisandri Fernández) los muchachos de la Piña demostraron que tienen un no se qué pa dañarle la fiesta a sus vecinos que a pesar de terminar como líderes de su grupo clasificatorio sólo pudieron sacarle un punto de seis a los muchachos de Ciego.

Una historia esta que se viene repitiendo muy a menudo en los últimos años en los que ambos conjuntos se han visto las caras en 16 ocasiones y aunque los números dicen que hay un empate con seis triunfos por bando, en los últimos 10 partidos los muchachos de Ciego se han llevado el triunfo en cinco ocasiones por sólo uno de los que hoy dirige Mandy Cruz, al que le queda como aliciente que ese triunfo fue logrado en Morón, donde jugarán mañana.

Si bien la rivalidad entre tinajoneros y los avileños no es tan añeja o conocida como la de otros dos cotejos a efectuarse mañana (Villa Clara Vs Cienfuegos y Pinar del Río – La Habana), no se puede decir que los encuentros entre ambos no enciendan chispas pues en un Ciego – Camagüey usted puede encontrar de todo como en botica, goleadas espectaculares, broncas, juegos cerrados, discución de campeonatos y muchas heridas abiertas.

Ninguna otra temporada como la del 2009/2010 refleja lo que ha sido la historia de los enfrentamientos entre estos equipos. Tras un partido inicial con un empate a dos en el Patricio Lumumba se vino la hecatombe y los avileños le encajaron seis goles a los camagüeyanos en su visita a Morón, devolviéndoles así la “gentileza” de los agramontinos quienes también le habían metido seis a los de Ciego un año antes en la visita de estos a la capital camagüeyana.

Con el fantasma de los seis goles regresaron los camagüeyanos a Morón para iniciar la discusión del título de esa temporada y lo que era un mal sueño se convirtió en pesadilla pues los locales les endosaron un claro 3-0, que dejaba la eliminatoria prácticamente sentenciada exigiéndole a los de la Tinaja tener que sacar toda su garra si querían levantar el trofeo y… ¡si que la sacaron!, pero se encontraron con un rival respondón que a cada bofetadaen forma de gol le delvolvieron otra con el mismo sello.

Tres veces se fue arriba Camagüey aquella tarde del 4 de Julio en el Lumumba y tres veces empató Ciego, Primero fue Elio Portel el que puso a gozar las tribunas del estadio camagüeyano, con su gol a los tres minutos, después fue el Chino García a los 40 y por último el pequeñín Dagoberto Quesada, pero el Keko se encargaría de silenciarlas con sus dianas a los 28, 75 y 88.

Y hablando del Keko, si alguien deber estar feliz mañana de no encontrárselo enfundado en su uniforme ese es el equipo de Camagüey, ya que el volante moronense le tenía muy bien cogido el número al conjunto agramontino al cual le había anotado entre el 25 de Noviembre del 2008 y 4 de Febrero del 2012 (10 partidos) la friolera de 10 goles.

Tampoco a de estar el Leo de Cuba quien había le había marcado en cinco ocasiones a su Camagüey natal, siendo el segundo máximo artillero avileño en estas confrontaciones del 2006 hasta la fecha.

Y si por los locales faltan sus principales hombres de batallas pasadas, los visitantes si llegarán con todo con un Coroneaux (4 goles frente a los avileños) y Osmany Montero listos para sanar viejas heridas, sobre todo este último, que parece haberse reencontrado con el gol y que es además el máximo artillero agramontino frente a sus vecinos con seis.

Camagüey – Ciego, sin la alcurnia de otros, es otro de nuestros clásicos, y mañana los primeros buscarán evitar la historia cercana y revivir la lejana, mientras los segundos buscarán mantener su dominio reciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario