domingo, 24 de febrero de 2013

San Cooper también hace milagros en Charleston.


Hace una semana, el joven arquero camagüeyano estaba preocupado y con pocas esperanzas de jugar la Copa de las Carolinas frente a tres conjuntos MLSeros, entre los cuales nada más y nada menos que el Sub Campeón de la MLS, el Houston Dinamo.

Una molestia en su rodilla, sobre todo a la hora de golpear al balón, había hecho que el técnico del Battery le hubiese bajado las cargas en los entrenamientos y mandado a la banca durante los dos primeros partidos de la Copa y allí vio a su equipo caer en los dos primeros partidos.

Para el Jueves la molestia había desaparecido y el equipo médico le dio la luz verde para jugar, noticia que su coach le confirmaba: el sábado jugaría, ¿el rival? Nada más y nada menos que el Houston Dinamo, rival de lujo para un debut de lujo, una oportunidad dorada para demostrar toda la calidad que posee y dejarle saber a todos que estaban asistiendo a la confirmación de una gran estrella.

Apenas iniciado el partido, el Houston que tenía posibilidades de llevarse el trofeo se vino con todo y obtuvieron premio a su presión a los 16 minutos cuando Darius Barnes envió el balón al fondo de las redes defendidas por Cooper.

El Battery respondía casi de inmediato y sólo dos minutos después Kelly empataba para los locales.

El empate pareció espolear a las huestes del Dinamo que se lanzaron en busca de desnivelar el marcador nuevamente pero se encontraron con la muralla camagüeyana que con excelentes atajadas puso candado a su puerta y se tragó la llave como diría un gran amigo.

A los 25 Cooper saca un balón “imposible” rematado después de un tiro de esquina  que llevaba clara etiqueta de gol, once minutos después la gran oportunidad de la noche para los del Dinamo para retomar la ventaja, Penalty sobre Weaver, que el veterano Brad Davis cobró a la izquierda de Cooper, solo para reservar palco de primera para ver el vuelo de SAN COOPER para detener su disparo.

Seis minutos más tarde otra vez Cooper mantenía el empate, con que se terminaría la primera mitad,  para su equipo al detener un balón endiablado a los 42 disparado por Will Bruin que parecía fusilar a placer al meta cubano, que no solo se quedaba con el balón, sino también con el corazón de los presentes que pronto le hicieron saber que estaba en casa.

Camino a los camerinos, en el Blackbaud estadio, los jugadores llegan al mismo a través de las gradas, el público se volcó sobre el cubano “La Gente me abrazaba, todos me aplaudían” nos comentaba un par de horas después de terminar el partido

Para la segunda mitad las cosas no cambiaron y e Dinamo buscó la victoria solo para ver morir sus intentos en los guantes de San Copper, mientras del otro lado el Battery aprovechaba a los 75 minutos un saque de esquina para poner el 2-1 con el que terminaría el partido para la primera victoria de la temporada para el Battery.

“Copper jugó fantásticamente”… “El nos mantuvo en el juego y cuando tú juegas con un equipo como el Houston eso es lo que necesitas tener” declaró su coach Mike Anhausser terminado el encuentro …

3 comentarios:

  1. Si le soy sincero este muchacho no parara hasta llegar a las mejores ligas de europa

    ResponderEliminar
  2. ese!!! ese es mi hermano...Abrazo mi prieto...weno ke prieto ya eres mulatico...

    ResponderEliminar
  3. Mis saludos para todos, yo he tenido el placer de ver a Cooper jugar y cuando muchos en esta página lo criticaron yo lo defendí porque se que tiene una calidad extraordinaria. Sigue así muchacho que vas por por muy buen camino.
    Saludos RG

    ResponderEliminar