viernes, 21 de diciembre de 2012

La consagración del Beto Gómez con la selección


Por: Osmany Torres.

En el mundo del fútbol los jugadores de baja estatura casi siempre son discriminados por su escasa fortaleza ante rivales de mayor envergadura. Sin embargo, a lo largo de la historia han surgido futbolistas que con su accionar han echado por tierra cualquier tabú contra los más pequeños.
Genios del balón como Diego Armando Maradona o Lionel Messi y depredadores del área como Gerd “el torpedo” Müller y Romario perdurarán en la historia del más universal como grandes exponentes de bello arte de las gambetas y los goles.
Cuba no está exenta de ese prejuicio y muchos jugadores han sido desestimados para ingresar a las filas de la selección nacional por su estado físico. Uno de esos casos fue el del guantanamero Alberto “Beto” Gómez, actualmente uno de los mejores futbolistas de la nación y un hombre habitual de los planteamientos tácticos de la absoluta en este 2012. El 20 no se perdió ningún partido de las eliminatorias mundialistas rumbo a Brasil 2014 y fue el único futbolista en marcar de gol durante el certamen. Su tanto ante Panamá en el cierre del torneo acabó con la mala racha de Cuba  de casi 500 minutos sin perforar las redes contrarias.
Luego de pasar varios años en el olvido por parte de las autoridades futbolísticas y entrenadores Beto logró hacerse con un puesto dentro del once titular de la principal selección cubana. Loables actuaciones con su equipo provincial desde el 2005 avalaban sus repetidas convocatorias a la absoluta. Sin embargo, cada año regresaba en el primer corte a su natal Guantánamo. Su escasa estatura y su aparente debilidad física primaban sobre su depurada técnica y visión de juego a la hora de los técnicos decantarse por los miembros de la comitiva a cualquier evento internacional.
La llegada al banquillo de la principal selección cubana de Alexander González fue un bálsamo para el guantanamero que empezó a entrar en los planes del nuevo DT. Su polivalencia, sus ganas de trabajar y los deseos de mostrar su valía le fueron abriendo un hueco en el equipo titular. Hoy con Walter Benítez el número 20 lo mismo aparece de extremo que de interior. Es un comodín que aporta muchísimo al plantel en cada salida a la cancha.
El actual estado de gracia le recuerda a Beto su llegada a La Habana en el 2003 para integrar la selección sub.17. Bajo la égida de Manuel “el Zurdo” Rodríguez el habilidoso mediocampista comenzó a mostrar las dotes de excelso futbolista descubiertas por los técnicos del guaso. En aquel entonces lucía el 8 en su dorsal y junto al avileño Adrían Hernández y el villaclareño Luis Alberto Villegas conformaban un frente de ataque temido en todo el Caribe.
La etapa del sub. 17 terminaría con la eliminación del plantel en el premundial de Costa Rica donde los cubanos perdieron en el debut 0×3 ante los locales y empataron a un gol con Estados Unidos y a dos tantos con El Salvador.
El rendimiento del pequeño futbolista de la provincia más oriental en la competición le valió para hacer el grado a la selección sub.20 que dirigiría el cienfueguero Francisco Carrazana. A partir de ese momento comenzarían las penas de Beto. De ser titular indiscutible con “el Zurdo” a sufrir para estar entre los agraciados con Carrazana. Lo mismo le paso en la sub. 23 dirigida por Raúl González Triana.
Sin embargo, como él mismo reconoce “este 2012  ha sido el año de la consagración del Beto Gómez en la selección. La vida ha demostrado que siempre suele dar segundas oportunidades, y a mi me llegó la mía. Ahora trataré de dar lo mejor de mí a favor del equipo. Yo soy de los deportistas que no se da por vencido y lo demostré llegando a la selección después de un mal paso por el sub.23 y el sub.20.”
Beto asegura que le costó bastante trabajo llegar al equipo nacional. Fueron duras jornadas de entrenamiento para conseguir su meta de regresar a planos estelares por  lo que ahora está muy contento de estar en la selección  y de haber alcanzado algunos resultados.
“Falta mucho por hacer en lo colectivo y en lo individual para mejorar la imagen del fútbol cubano. Yo tengo mucho por hacer para seguir creciendo como jugador y aportar mi esfuerzo en la consecución de buenos resultados de la selección”
Para Beto la actuación de la absoluta en las eliminatorias no fue buena a pesar de que todos los jugadores dieron su mayor esfuerzo en cada partido. El 20 se mostró satisfecho con su accionar durante el certamen y dijo que fue una gran ilusión marcar en casa su primer gol con la selección en partidos internacionales.
“No es habitual que un guantanamero marque goles en juegos oficiales con la selección así que estoy muy contento con el hecho. También por la presencia de tres guantanameros en la selección nacional, algo pocas veces visto en la historia del fútbol en Cuba.”
Sobre el momento que vive la selección en medio de las eliminatorias del Caribe rumbo a la Copa de Oro de 2013 Beto comentó que enfrentaron una primera fase compleja debido a la obligación de ganar dos partidos para avanzar. Al final el resultado inicial de 5×0 ante Surinam fue un gran paso en sus aspiraciones pues con el desenlace de la competición el empate frente a San Vicente fue suficiente para acceder a la ronda final de Antigua y Barbuda.
“A pesar de la escasa participación internacional fuimos a Trinidad y Tobago a buscar el pase a la siguiente ronda. No logramos ganar el grupo pero avanzamos que era el objetivo. El estado físico del equipo se vio afectado en el final de la competencia por la intensidad del primer juego y las condiciones del terreno. Al bajar la intensidad en el pressing los contrarios tuvieron mejores oportunidades pero al final supimos manejar los resultados.”
Con relación a la final de la Copa del Caribe Beto se mostró igual de ambicioso para conseguir un resultado importante para el país. El 20 enfatizó que lo más importante era asegurar uno de los cuatro cupos a la Copa de Oro de 2013 pero que el título de la región también les hace ilusión.
A sus 24 años Beto espera seguir en la selección nacional por un largo período y añora conseguir buenos resultados, matizados, quizás, por algún que otro título. Sueños similares para su natal Guantánamo a donde partirá recién culmine esta Copa del Caribe con el fin de incorporarse a los entrenamientos para el Campeonato Nacional de Primera División. El cuarto lugar alcanzado en el anterior torneo y el subtítulo del año del centenario son alicientes suficientes para salir a buscar la corona en esta edición, señaló.
Se terminaba el tiempo y en la última jugada de la tarde Beto respondió con toda humildad una última interrogante. ¿Ganará Guantánamo algún día el Campeonato Nacional de Fútbol? “Ojalá que sí, eso ya lo veremos, el terreno dirá la última palabra” Fueron las últimas palabras de un gran futbolista que por años estuvo en el ostracismo y ahora vive un segundo amanecer. Suerte campeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario