miércoles, 29 de febrero de 2012

¿A que jugará Cuba?


 La selección cubana reconoce el terreno del estadio donde mañana se medirá a la selección boliviana

Es la pregunta de los 100 millones tanto para los aficionados cubanos como para los bolivianos, una pregunta que para aquellos que seguimos a la selección, tanto de mayores como las menores podemos resumir en agruparse atrás y lanzar balonazos largos a ver a quien pescan arriba que pueda sorprender a la defensa rival, estrategia que puede resultar muy letal en un país como en Bolivia en donde por las condiciones de la altura el balón vuela más y la selección puede ser sorprendida con disparos de media y larga distancia.

Si para los aficionados el ganar es una necesidad imperiosa ante la sequía de buenos resultados, para el técnico y en especial para los directivos de nuestro futbol parece que el ganar o perder lo mismo da, ya que se empeñan en mantener al mando de la tricolor al avileño Triana a pesar de los pésimos resultados.

Si bien el joven equipo cubano a mostrado una mejora en el sector defensivo el frente de ataque sigue siendo el mayor talón de Aquiles, especialmente en este grupo que en cinco partidos (tres de los Panamericanos y los dos amistosos contra Jamaica) no han podido perforar la meta contraria, muy a pesar de lo cual el cuerpo técnico cubano sigue depositando la confianza en el espigado delantero capitalino Heviel Cordovés.

Analizar el equipo cubano línea por línea es aun más complicado.

En la portería Odisnel Cooper ha mostrado excelentes condiciones y se ha adueñado de la titularidad en los últimos partidos, pero la inclusión a última hora del tunero Ramos Pichardo, quien ya jugó en la Copa Oro, podría ser un indicativo de que Triana pudiera buscar otra opción bajo los palos.

La defensa, sector que se mostró muy sólido en los Juegos Panamericanos, mostró los signos de flaqueza típico de los equipos de Triana, que envió a la banca a Renay Malblanche, quien había sido el perfecto complemento del zulueteño Macias en el centro de la misma. Y si el compañero de Macías es duda por las bandas no debe haber sorpresas y tanto el camagüeyano Salazar como el pinareño Corrales, que ha mostrado muy buenas hechuras por su banda y ha venido a ser un bálsamo para una de las posiciones más delicadas de nuestro futbol, deben ser inicialistas.

El mediocampo, tiene al santiaguero Carlos Domingo Francisco como figura clave y será de vital que haya mejorado su tendencia makeleista de recuperar tres balones y regalar cinco debilidad que demostró en la pasada Copa de Oro.

El resto del medio campo parece tener solo seguro al capitalino Maikel Chang, sin duda el jugador de mejor toque de balón en este equipo, y que de ser suministrado de balones será un verdadero dolor de cabeza para los bolivianos con sus gambetas endiabladas, aunque debe recordar que el balón no es para él solo y abusar de las mismas.
Ricardo Peña, recientemente añadido a la escuadra, es en nuestra opinión el jugador ideal para la banda derecha, su rapidez y buen manejo pudiera ser vital para el juego de balones largos que maneja la selección cubana, más aún si como se espera Cordovés sea el único delantero del equipo para que aproveche con su altura los centros que tanto Peña como Chang deben generar.

De usar su típico 4-5-1, los otros dos jugadores del medio pudieran ser Diz Pe, para acompañar a Domingo en la recuperación y tratar de cerrar los espacios a los jugadores bolivianos y evitar los disparos de media y larga distancia, mientras que el camagüeyano Keyler García debe servir como enganche o medio ofensivo.

De usar el 4-4-2, la oportunidad se abriría para estar en el frente de ataque para el Gallego Aira, de mejor trato de balón que Cordovés pero menos rápido que este lo cual le resta posibilidades frente al capitalino cuando Triana juega con un solo delantero. En este dibujo Keyler debería retrasarse un poco y hacer las funciones de creador y surtidor de balones para Heviel y Aira.

Pero suposiciones aparte, cualquiera que sean los hombres que ponga sobre la cancha Triana, deberán preocuparse por un enemigo aun mayor que la del equipo contrario. LA ALTURA, un elemento completamente nuevo para estos muchachos y que ha ablandado hasta a los más prestigiosos profesionales, por lo que será muy importante saber administrarse durante los 90 minutos para no terminar ahogados por la falta de Oxigeno y la abundancia de goles en contra.

2 comentarios:

  1. excelente analisis mario concuerdo contigo te he comentado me quedo con el 4-4-2 me gusta mas es mas actual gusta mas has mas toque de balon pero dudo mucho que el tecnico haga uso de ese sistema es un futbol muy mezquino el que practica no se en que escuela lo aprendio pq hasta donde se no era la forma de jugar de nuestra seleccion nunca ,aira se ve letal sin miedo bastante preciso esperemos que juegue

    ResponderEliminar
  2. Bueno al parecer Triana se va con la suya pues en los periodicos bolivianos se da como posible alineación de Cuba, la misma que se usó en Jamaica, ya sabemos lo que dice esa máxima del futbol "Equipo que PIERDE, no se toca"
    !HASTA LAS CUANTAS CABALLERO!

    ResponderEliminar