jueves, 15 de diciembre de 2011

Cubano brilla en la MLS

Osvaldo Alonso es uno de esos ejemplos que demuestran que la grandeza no se mide por la estatura sino por el tamaño de su corazón.

En el homenaje al Centenario del balompié cubano todos los presentes pudieron comprobarlo. Todos querían conocerle y a todos complació con su mejor sonrisa, esa que brota de muy adentro.

Aunque su físico no ha sufrido grandes cambios, ya no es ese muchacho que con apenas 23 años decidió apartarse de la selección nacional de Cuba para jugar como profesional en Estados Unidos, sino un jugador consagrado en la MLS, con un talento que se desborda cada vez que sale a la cancha.

Ozzie es uno de los pocos futbolistas cubanos que ha logrado brillar en una liga tan exigente y ahora, a sus 26 abriles, es todo un referente para los Sounders de Seattle.

“Contento son ya dos años jugando con el equipo. Este año nos fue bastante bien, ganamos la Open Cup nuevamente, clasificamos para los playoffs”, dijo Alonso. “En marzo vamos a jugar los cuartos de final de la Liga de Campeones de la CONCACAF”.

Con respecto al golazo que anotó en la final de la Open Cup contra el Chicago Fire, uno de los mejores del año en todo el mundo, el cubano mostró la modestia que le caracteriza.

“Cogí el balón cerca del área me lancé al ataque tratando de terminar la jugada y la verdad es que después, cuando la vi por televisión, me impresioné con lo que hice”, comentó Ozzie. “Siempre traté de calmarme y no apurarme al disparar para asegurarlo”.

El oriundo de Pinar del Río después de pasar por Charleston Battery, de la USL, donde fue nombrado novato del año, llegó a la MLS para quedarse.

“Sí, es muy difícil adaptarse al fútbol de la MLS, lo bueno fue que yo pasé primero por la USL y eso me ayudó a dar el salto a un fútbol de mayor nivel, donde hay jugadores como [David] Beckham y [Thierry] Henry”, señaló. “Pero nada, llegué a Seattle, tuve una gran acogida en la ciudad y todo salió muy bien”.
Las ganas de triunfar y su mentalidad positiva le ayudaron a insertarse en un medio desconocido.

“El inglés lo he cogido bastante bien, con el equipo he aprendido bastante y no tengo problemas”, expresó sonriente. “El frío es complicado, en Seattle las temperaturas son muy bajas, pero el calor del público hace que no lo sienta”.

Alonso sabe que hay varios equipos de Inglaterra que lo están siguiendo, pero eso no le quita el sueño.
“Estuve el año pasado entrenando con el Everton y me fue bastante bien”, comentó el cubano. “Se que me encuentro en la mira de varios equipos de la Premier, pero yo me concentro en trabajar aquí y si viene algo bienvenido sea”.

El volante de contención del Sounders es una de las piezas clave en el esquema táctico de su equipo, sabe que por él pasan muchas de las opciones de triunfo.

“El entrenador quiere que yo me quede en el centro controlando el juego, suministrando pelotas”, dijo. “En el transcurso del juego me suelo ir al ataque y ayudar al equipo también en labores ofensivas”.

Con relación a la celebración en Miami de los 100 años del fútbol cubano, Alonso mostró su satisfacción.
“Contento de estar aquí, de poder ver a amigos que hace mucho tiempo no veía y de conocer tantos cubanos del mundo del fútbol, mucho de los cuales jugaron con mi papá”, declaró emocionado. “Esto es algo muy bonito”.

Y es que aunque a pasado el tiempo Alonso sigue llevando a Cuba en el alma y su mayor deseo es ver a su selección, que con tanto orgullo representó, en lo más alto.

“Tuve la oportunidad de ver a los muchachos que van a jugar el preolímpico y creo que lo están haciendo muy bien. Creo que con el empeño y el entusiasmo que están poniendo se puede dar el gran paso que todo cubano espera: clasificar a la Olimpiada de Londres y, porqué no, al Mundial de Brasil”.

Y terminó de modo concluyente: “Yo espero que así sea”. (Nuevo Herald)

No hay comentarios:

Publicar un comentario