viernes, 18 de noviembre de 2011

1958, la visita de la selección amateur de México


Equipo Mexicano que jugó el 5 de Octubre de 1958 frente al equipo de San Francisco


El 3 de Octubre de 1958 llega a la capital cubana, invitado por la Federación de Futbol de La Habana, un conjunto Amateur Mexicano representante de La Liga Amateur del Distrito Federal de ese país, para jugar una serie de juegos con el San Francisco y el Juventud Asturiana, el equipo Franciscano se reforzó con Luis País, Juan Hernández, José Doce, Ángel “Nini” Piedra y Manuel Brioso. El resto del equipo estuvo integrado por: José Cuervo, Alberto Mendivel, Manolo Mena, Alberto Gutiérrez, Juvenal Reyes, Sergio Padrón, Agustín Mezquita, Enrique Inda, Ángel Ocanto, Genaro Carmona, Roberto Torres, José L. Larracochea y Juan Antonio Lotina.

México estaba integrado por: Federico Ochoa, Manuel Cota, Raúl Flores, Oscar Salazar, Héctor González, Manuel Robles, Miguel Galván, Jorge Galicia, José Luis Zendejas, Germán del Olmo, Faustino Nogués, Agustín Peniche, Guillermo Vázquez, Luis Alvarado, Mario Velarde, Ascensión Aguilar, David Zamora y Ezequiel Yánez.

La presentación del equipo mexicano se preparó para el Domingo 5 de Octubre de 1958 en el Gran Stadium Cerveza Tropical que se vistió con sus mejores galas para recibir al conjunto azteca que aquella tarde se enfrentaría al Deportivo San Francisco, encuentro que tendría como aperitivo el enfrentamiento entre el Deportivo Lawton y el Atlético de La Habana.

Atraídos por la gran expectativas creadas por la prensa local se reunió una gran concurrencia en el estadio tropicalino que vio como a primera hora el recién creado equipo del Atlético demostraba un dominio arrollador sobre el equipo de Lawton aunque al final solo pudo imponerse con un cerrado 2-1 gracias a dos goles de Vicentico mientras que Tito Rodríguez marcaba por los lawtonianos.

Una vez terminado el partido de aperitivo se iniciaron los actos protocolares del partido de cierre que incluyeron el saque inicial por parte del Director de Deportes doctor Jacob Salif.

Bajo las ordenes de Pepe Minsal, que fue secundado por Zamorita Más y Riamonde en las líneas los mexicanos mostraron un equipo más armonioso y rápido que el conjunto local cuya defensa se mostró muy lenta para unos visitantes rápidos y con buen juego de conjunto factores que se plasmaron casi de inmediato con un gol tempranero de Alvarado que dejó sin opciones a un Manolito Mena que con el transcurso de los minutos se iba convirtiendo en figura al contener el constante cañoneo al que fue sometida su portería por parte de los aztecas.

Sin embargo la suerte ingrata hizo que el hombre que había mantenido a los mexicanos en una solitaria anotación durante gran parte del primer tiempo pasara de héroe a villano cuando dejó escapar un disparo débil de Peniche  para el dos – cero, marcador con el que se irían al descanso.

El segundo tiempo si bien mantuvo el mismo tono de dominio mexicano su ataque no fue tan profundo como en la primera mitad y su tercer y último llegó a través de un autogol de Alberto Gutiérrez que tratando de despejar un tiro libre incrustó el balón en su propia meta.

Al final el presidente de la Federación de Futbol de la Habana hizo entrega de un trofeo que fuera donado por la Dirección de Deportes a los ganadores.

México (3) Cota - Galván, González, Salazar, Galicia, Zendejas, Peniche, Alvarado, Velarde, Aguilar y Zamora
San Francisco: Mena – Rodríguez, Brioso, Alberto, Conrado, Juvenal, Doce, Mezquita, País, Lotina, Torres

Le tocó al Cerro FC ser el segundo rival para los mexicanos en una nueva doble jornada que vio salir airosos a los muchachos del Atlético de La Habana sobre el Huracán con marcador de 3-2.

Con un juego alegre los muchachos del Cerro pese a caer 1-2 en el primer tiempo plantaron cara a los visitantes durante esa mitad pero para la segunda con los cambios el equipo se desplomó y fue arrollado por los aztecas al punto de terminar siendo goleados 1-4.

Fueron los aztecas los que se adelantaron gracias a un impecable tiro libre de Velarde que sobrepasó la barrera del Cerro y que dejó sin opciones a Heriberto Hernández, los locales respondieron gracias a un penalty bien cobrado por Planas a los 25, pero a los 32 otra vez Velarde y de penal volvía a vencer a Hernández para el 2-1 con el que los equipos se fueron al descanso.

Para la segunda jornada llegaron los cambios en la formación del Cerro y con ellos el desplome de los locales.

A los 17 llegaría el tercer gol visitante cuando tras una serie de pases Zamora remata solo ante un marco desguarnecido tras la salida de Herberto que buscaba cortar el ataque mexicano. Fue el mismo Zamora quien pondría el cuarto, esta vez de cabeza al rematar un tiro de esquina a los 37 minutos.

Bajo las órdenes de Zamorita los equipos saltaron al terreno con las siguientes alineaciones:

México (4): Ochoa – Flores, González, Galván, Zendejas, Galicia, Vázquez, Alvarado, Velarde, Aguilar y Peniche.
Cerro FC (1): Heriberto Hernández – Berruga, Sebastián, Ocanto, Toni, Conrado, Planas, Betancourt, José Manuel, Vicente y Miranda.

Para la despedida los mexicanos jugaron ante el equipo más tradicional de la isla: el Juventud Asturiana que sobre la cancha del Gran Stadium Cerveza Tropical dieron un avance de lo que sería su desastrosa actuación en el venidero Campeonato Nacional y que de aquel conjunto poderoso que fue una vez solo le quedaba el nombre.

Un cinco cero fue el marcador final que por lo que refieren las crónicas de la época quedó corto para lo que se vio en el estadio tropicalino.

Los “Toros” comenzaron impetuosos y a los dos minutos Nazábal reventaba el travesaño mexicano con un disparo desde afuera del área, pero aquello más que la pauta del partido fue un espejismo pues los aztecas corrigieron aquel error y anularon al delantero astur el resto del partido.

Del otro lado Zamora y Aguilar se hicieron una fiesta con el defensor derecho Madrid al que desbordaron constantemente y desde allí vino el primer gol azteca cuando un centro sobre el área de Taté es conectado por Velarde que la manda a guardar, formula que se repetía a los 25 para el segundo de los aztecas que solo unos minutos antes habían escapado del empate tras un entrevero en su área que los “toros” no habían podido capitalizar.

Con el segundo gol en contra los rojiblancos hicieron entrar a Puebla y Juvenal en busca de solucionar los problemas defensivos, lo que pareció tener su efecto especialmente por la actuación del segundo.
Pero nuevamente la precaria preparación física de los nuestros desbarató cualquier esperanza de remontada y terminó por hundir al Juventud que vio caer su vaya en tres ocasiones en los últimos 25 minutos.

El tercer y cuarto gol mexicano fueron casi copia al papel carbón, a los 20 Juvenal saca a tiro de esquina un balón, que es bien cobrado para que Velarde, de cabeza la mande al fondo de las mayas. A los 32 es Puebla el que desvía a otro tiro de esquina, aprovechado nuevamente por Velarde que fusila a placer al meta astur.

Apenas se recuperaban los locales del cuarto cuando Alberto trata de despejar un balón a los 35 minutos pero ante la presión lo pierde, Taté trata de bloquear la pelota, pero falla y Peniche, que había sustituido a Zamora, le pone el quinto en la frente al Juventud.

Mexico: Ochoa – Gómez, González, Galván, Galicia, Zendejas, Vázquez, Alvarado, Velarde, Aguilar, Zamora
Juventud Asturiana: Taté – Madrid, Benito, Alberto, Emilio, Brioso, Mezquita, País, Nazábal, Juanito, Capó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario