jueves, 1 de septiembre de 2011

Un pedazo de la Historia. La Gira del 39 (IV - Final)


1 – Octubre – 1939
Club Municipal Deportivo Independiente “Millonarios”  – Cuba (3-3)

Partido de despida y sin duda la mejor exibición de la selección cubana en la capital colombiana que se llenó de elogios para el conjunto antillano que no pudo contar con la fortuna de llevarse una más que merecida victoria.

Los cubanos que habían prometido en la víspera, que el portero local Alvarez conocería lo que era el sabor de una goleada, se lanzaron al ataque desde el mismo comienzo sobre la meta del equipo local acedio que se repitió una y otra vez a lo largo de los 90 minutos de juego.

Sin embargo fue Millos el primero en celebrar, a los 29 minutos, cuando el local López cortó un pase de Valdivia para Mario, sirvió el balón a Valdivia quién cruzó para Ruiz Diaz, quien tras burlar a Bolero y a Pancho sacó un disparo fuerte para batir al meta cubano. En lo que la prensa local no dudó en catalogar como un golpe de mala fortuna para el conjunto cubano que monopolizaba el control del juego.

El gol local no mermó el juego antillano que aumentó aun más su dominio, transcurrieron entonces  ocho minutos de violentos ataques en los que Alvarez se las arregla para mantener la diferencia, hasta que Mario recibe un balón y ante la marca de dos jugadores locales decide hacer un pase atrás “medido y matemático”  para Tuñas quien cañonea con violencia para el empate a uno.

El sabor del gol hizo que los cubanos desplegaran su mejor futbol en los 16 minutos finales obligando al portero local a milagrosas intervenciones y salidas largas buscando desahogar el aluvión cubano que sin embargó no vio los esfuerzos premiados con el gol que los pusiera al frente.

Con unos cubanos inspirados y un equipo local sin encontrar respuestas el pesimismo se apoderaba de los aficionados que no veían como podría ganarse a tan portentoso equipo.

Para el segundo tiempo la tónica del juego no cambia y lo acontesido en el primer cuarto de hora y el segundo tanto cubano, la prensa local lo resumía así:

“… Quince minutos se han jugado sobre el área local excepción hecha de vacilantes acometidas de los Millos que se han estrelllado consecutivamente cuando no en Valdivia, Bolillo y Bolero, en Barquín y Pancho; cuando Sosa, que ha sido una fuente de implacables tiros al centro, coloca a Mario en posesión de la bola, éste despacha con violencia tal que no permite a Alvarez bloquearla ni al público apreciar la brecha que se abrió este segundo tanto del primer desempate.”

Los locales tratan de reaccionar pero el juego de los cubanos se lo impide y parece inevitable el tercero, pero la mala fortuna vuelve a golpear a la escuadra cubana y una escapada aislada de Timón termina con un centro que Zapata lograr conectar para decretar el empate.

Aun no se acomodaba el publico tras la celebración cuando cae el tercer gol cubano. Cuba mueve desde el centro para que Sosa la reciba y saque un centro templado para la aparición de Tuñas que sin pararla y a corta distancia vence al formidable arquero local.

Con solo diez minutos el equipo local trató de reaccionar pero sus delanteros argentinos no lograban tener el rol predominante que tuvieron en el primer partido de la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario