martes, 30 de agosto de 2011

La Columna de Luengo. La Mano del Entrenador

A veces se dice que un entrenador tiene “mano izquierda” para dirigir un equipo, refiriendose que tiene determinada habilidad para manejar el plantel de jugadores, sobre todo en lo referente al terreno personal, es decir a lo que abarca la parcela que podríamos denominar como terreno psicológico.
Pues bien, al hacer mención de la mano podríamos referirnos que cada uno de los cinco dedos representan las cualidades que el entrenador debe de poseer para realizar de forma positiva su labor de dirección de equipo.
Los 5 items serían los siguientes:
1 – Preparación: Los conocimientos que posee y su capacidad para ir aumentándolos con el tiempo, siempre en aprendizaje continuo, perfeccionándose y sobre todo actualizándose. Hay que desterrar la frase tan conocida de que en el “futbol todo está inventado”, más propia de entrenadores obsoletos y poco dados a aumentar sus conocimientos bien por holgazanería o por comodidad, que suelen decir aquello de “eso no vale para nada”, cuando alguien les da a conocer algo nuevo relacionado con el trabajo en los entrenamientos o innovaciones tácticas para los partidos.
2 – Experiencia: Decía Cesar Luis Menotti, Campeón del Mundo en 1978 con la selección Argentina, que el futbol es algo empírico pues se basa fundamentalmente en la observación y en la experiencia, y es una gran verdad. Pues aparte de la preparación y conocimientos que el técnico vaya adquiriendo a lo largo de su carrera, el bagaje adquirido a lo largo de los años va a ser fundamental y el fruto de la observación diaria del trabajo en los entrenamientos y del desarrollo de los partidos le hará poseer un arsenal de información cada vez mayor a medida que vaya pasando el tiempo.
Preparación + Experiencia = Eficacia
La suma de las dos es lo que da al entrenador su verdadera dimensión para estar capacitado en su trabajo y desarrollo con eficacia. El entrenador con amplios conocimientos y sin experiencia de “partidos” no es un entrenador completo y el técnico veterano, con años de banco, que limita sus conocimientos a lo que aprendió en su primer curso de entrenador, es un entrenador limitado porque le da la espalda al progreso.
3 – Personalidad: Cada entrenador tiene su forma de ser, pero ha de tener una serie de cualidades personales para desempeñar el puesto que ocupa y que por lo general son las propias de alguien que debe liderar en grupo, sin embargo, en este artículo me gustaría hacer incapié en tres cualidades fundamentales sin que por ello quiera dejar de lado otras que son de vital importancia: Empatía, Carisma y Credibilidad.
Emaptía: Es la capacidad de vivir en propia carne lo que sienta otra persona, de compartir sus sentimientos, es decir : de ponerse en su lugar. En el caso del entrenador de futbol, poseer esta cualidad le va a servir para tener una mejor comprensión del comportamiento de sus jugadores con lo cual su nivel de entendimiento con ellos va a ser mucho mayor y siempre podrá en determinados momentos ayudarlos de una forma más eficaz a solucionar los problemas que se le presenten.
Carisma: Es la habilidad que tienen algunas personas para influir sobre otras. En el caso del entrenador será su capacidad para motivar al grupo tanto a nivel individual como colectivo. Es una cualidad que permite ejercer cierto “Magnetismo” sobre el equipo centrando o la admiración del mismo sobre la figura de la persona que lo dirige, lo que sin duda alguna resulta tremendamente positivo de cara a la preparación mental de cara a la competición.
Credibilidad: Los jugadores tienen que “creer” en su entrenador. Tienen que fiarse de él, han de estar seguros que no los engaña, que es cierto lo que les dice, en definitiva que es un hombre de palabra. Por eso es fundamental que un entrenador “nunca les prometa a sus jugadores aquello que no pueda o no vaya a cumplir”. Lo peor que le puede pasar a un técnico es que sus jugadores no crean en él porque los engaño o porque es incapaz de mantener sus promesas. Es fácil perder credibilidad pero muy difícil recuperar crédito y esto es algo que el entrenador ha de tener presente desde el mismo día que se hace cargo del equipo.
Empatía + Carisma + Credibilidad = Capacidad.
4 – Carácter: Es el conjunto de cualidades propias que posee una persona, en el caso de los entrenadores creo que estas virtudes han de ir dirigidas sobre todo a nivel profesional a la mentalidad ganadora que debe poseer la persona encargada de dirigir un equipo y la capacidad de poder contagiar ese carácter ganador a sus jugadores. Un carácter agresivo en el sentido positivo de la acción es algo beneficioso para el grupo y transmitido correctamente sirve para establecer unas bases sólidas encaminadas a conseguir el éxito en los partidos.
Carácter: “Siempre agresivo, siempre ganador”
5 – Suerte: No podemos olvidarnos de que el fútbol es un juego y como tal está supeditado muchas veces al factor suerte, a que la pelota entre o no entre, que pegue en el travesaño, que el arquero la desvíe “in-extremis” con la yema de los dedos o que en el último minuto el árbitro se equivoque y señale un penal inexistente. A parte de lo dicho anteriormente, la suerte también hay que buscarla, no se puede estar siempre aludiendo a la “mala suerte”, porque a veces lo que se quiere enmascarar son fallos, errores de los que tanto entrenador como jugadores son culpables en un partido.
La suerte hay que trabajarla, hay que seguirle la pista en los entrenamientos con el trabajo diario y el esfuerzo continuo, solamente así será más fácil encontrar el camino para que aparezca con más frecuencia, aunque bien es cierto que en ocasiones se te niega de una forma contundente y repetida, ante eso solo queda una solución: seguir buscándola.
Entrenamiento + Esfuerzo = Camino de la suerte

Profesor: Daniel Luengo
DT: Nacional de Futbol (Mat. 8840) Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario