lunes, 8 de agosto de 2011

La Columna de Luengo. La Gambeta

Gambetear es avanzar con la pelota controlada desbordando a uno o varios rivales. Existen dos tipos de gambetas: simples y compuestas. En las primeras desbordamos al contrario sin ninguna acción previa. En las segundas usamos el amague; un movimiento del cuerpo, ajeno a la trayectoria del balón, con el cual engañamos al adversario.

Gambeta Compuesta

Con la gambeta compuesta realizamos un movimiento previo con el cuerpo –amague- para engañar y desbordar a nuestro rival.

Para lograr que una gambeta, simple o compuesta, sea efectiva es necesario poseer una buena coordinación y dominio del cuerpo y de la pelota, de los apoyos en el piso y de un buen cambio de ritmo.

Amague; El jugador avanza con el balón controlado y se encuentra un rival en frente. Opta entonces por realizar un movimiento brusco del cuerpo hacia un lado para hacer creer al rival que será esa la dirección que tomará.

Engaño; El rival, si hemos efectuado la acción del amague con rapidez y decisión, seguirá la dirección que inicialmente le hemos marcado. La clave de este momento es lograr que el contrario se desentienda totalmente de la pelota y fije su atención en el movimiento de nuestro cuerpo

Desbordado; Una vez que hemos logrado que nuestro adversario tome la dirección equivocada, lo sortearemos variando completamente nuestra trayectoria y superándolo por el lado contrario.

Normalmente nos llevaremos el balón con el borde externo del pie y a continuación saldremos con la pelota controlada con la mayor rapidez posible para evitar que el rival tenga tiempo de rectificar.

LA PALABRA DE LOS EXPERTOS

Los gambeteadores suelen ser tipos solitarios, extravagantes, individualistas. Jugadores que apuestan la pelota en cada jugada. Divinos mentirosos porque el fútbol es engaño y nadie mejor que el gambeteador. Algunos tiene una culebra en la cintura y limpian enemigos sin necesidad de tocar el balón.

Otros habilidosos hasta la médula y casi chaplinescos en el modo burlón de desconcertar al rival. El otro modelo es el del juego de las velocidades y consiste, como en los coches, en frenar y acelerar.

PROFESOR
DANIEL LUENGO
DT NACIONAL DE FÚTBOL (Mat.8840) ARGENTINA
E-mail: danieluengo@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario