viernes, 26 de agosto de 2011

El "Divino Calvo de Alquízar"


Francisco Martín Arencibia nació en Alquízar en la Isla de Cuba el año 1911.   Hijo de familia canaria emigrada a la perla caribeña retornó niño con su familia que se estableció en Icod de los Vinos (Tenerife)y poco mas tarde  en La Laguna como estudiante. En la ‘ciudad de los adelantados’ comienza Arencibia su brillante trayectoria en el mundo del balompié. A los 15 años ya jugaba en el Real Hespérides, donde destaca en confrontaciones ante rivales isleños como eran Deportivo de  Tenerife, y el Real Victoria y Marino de Las Palmas.

Del equipo de La Laguna, pasó al Deportivo de Tenerife donde alcanzó las mas altas cotas en el fútbol canario de entonces.  A partir de  1930, Arencibia forma parte del gran equipo del CD Tenerife que fue  Campeón de Canarias  y que participó en la Copa de España de 1932.

 Con los blanquiazules protagonizó amistosos memorables en el Stadium de Santa Cruz ante rivales como el Madrid FC  y  Donosti en 1932 con el C.D. Tenerife  formado por Cayol;   Llombet, Morera; Arencibia, Esquivel, Arsenio Arocha; Felipe, Rancel, Chicote,  Semán y Luzbel.  Ambos equipos peninsulares recibieron sonadas derrotas del cuadro blanquiazul que lideraba Arencibia. Este equipo tinerfeño formado por jugadores que pronto confirmarían su categoría  al ser fichados , la mayoría de ellos, por  equipos de 1ªDivisión.

En las temporadas siguientes el conjunto blanquiazul midió sus fuerzas con importantes equipos como el Español, Athlétic de Bilbao, los austriacos del Wien o los ingleses del  Everton . También disputó partidos en  Las Palmas frente al Liverpool , en Madrid ante el Atlético y en Las Corts ante el FC Barcelona donde realizaron grandes partidos los tinerfeños. Formó en el equipo que para muchos aficionados ha sido  el mejor Deportivo de  Tenerife de su historia, junto a Cayol, Llombet, Morera, Chicote, Semán , Rancel, Morera, Luzbel, ArochaII, ..., muchos de ellos y el propio Arencibia, apreciados por los primerdivisionarios nacionales, pronto cayeron en sus redes.

Gana las dos primeras Ligas con el Atletico de Aviación


A finales del año 1935, por 35.000 pesetas y un sueldo mensual de 1.500 pesetas, que era una cifra elevada en la época, se produce el fichaje de Arencibia por el Atlético de Madrid.  Enseguida viaja a  la capital de España y debuta con los colchoneros frente al At Bilbao en el campo de Vallecas, marcando un gol ,en un  partido que acabó con derrota por 1-2. Se hace fijo como titular  y marca en las jornadas siguientes. Juega 9 partidos y marca 5 goles en esa temporada. Se interrumpe todo al estallar en Julio de 1936 la guerra civil.
Después de tres años de parón en la competición de fútbol, el goleador tinerfeño que durante la contienda se había incorporado al Atlético Aviación participa en la conquista las dos primeras Ligas de  la historia colchonera (1939-40 y 1940-41). Dirigido desde el banquillo por el legendario portero Ricardo Zamora, formaban aquel memorable equipo Tabales; Mesa, Aparicio; Gabilondo, Germán, Machín; Manín, Arencibia, Pruden, Campos y Vázquez. En este equipo Arencibia jugó junto a otros futbolistas isleños como Mesa, Campos, Machín, Mundo,  y otros que llegarían en años posteriores.

Internacional en Berlín ante el Führer

Una foto muy curiosa, España juega ante el Führer con dos cubanos en sus filas. Arencibia (de pie, primero de izquierda a derecha) y Chus Alonso (cuarto arrodillado, en el mismo orden)

Durante las seis temporadas siguientes continuó dentro de la entidad madrileña. En la primera de ellas se registró otro hecho singular en su carrera deportiva, como fue el debut en el Estadio Olímpico de Berlín con la Selección Nacional. Fue el 12 de abril de 1942 y España empató a uno con Alemania, gracias a un gol de penalti de Campos. Una lesión del madridista Chus Alonso, al que sustituyó, hizo posible el sueño de la internacionalidad, ante la potente escuadra germana, en la que figuraban futbolistas austriacos como consecuencia de la anexión hitleriana. Se trataba del segundo tinerfeño que  lograba vestir la camiseta “roja” tras Angel Arocha, fallecido en el frente en 1937.

Podemos encontrar muchos elogios escritos sobre Arencibia en la prensa deportiva de Madrid y de Canarias  con bellas crónicas sobre su juego:

"Era la batuta mágica, la que ordenaba el juego y el complemento de su paisano grancanario e interior del otro lado, Paco Campos", escribió en el Diario "As" el veterano periodista Manuel Sarmiento Birba.
"Pasaba con mucha intención, jugaba de forma excepcional para el compañero y jamás fue egoísta ante el gol. Si un compañero estaba en mejor situación, sacrificaba la posibilidad de un tanto por su parte para asegurarlo con la cesión al mejor situado"

"Poseía un toque de balón excepcional y sus pases parecían trazados con tiralíneas. Jugaba en la línea media, pero también lo hacía con igual efectividad de interior derecho o delantero centro. Sus remates de cabeza eran espectaculares" (*)

Marcó 56 goles con el Atlético en los 138 partidos de Liga que disputó en Primera hasta la temporada 1946-47. Ese mismo año Arencibia fichó por el Granada, que militaba en Segunda División con el que jugó hasta los 37 años. Culminada esta etapa, en 1949 se convierte en el primer entrenador de la recién creada Unión Deportiva Las Palmas, dirigiendo el primer entrenamiento del equipo amarilo el 16 de septiembre de 1949 en el Estadio de Las Palmas. A los dos meses presentó su dimisión por motivos laborales.

Tiempo después se compromete con el CD Tenerife para asesorar al entrenador Andrés Llombet, con quien había jugado en las filas blanquiazules antes de su ida. Los tinerfeños intentaban dar el salto a la categoría nacional, a través de una liguilla, por lo que se refuerza al equipo con lo mejor de la Isla. Arencibia llega a calzarse nuevamente las botas, cercano a los cuarenta, y simultanea funciones de jugador y entrenador. Sin embargo, el intento resulta frustrado. Francisco M. Arencibia, con la promoción ante el Orihuela y el ascenso a Segunda del CD Tenerife  manifestaba:  “No soy el hombre adecuado para entrenar al Tenerife, me falta carácter”,(*) reconoció el caballeroso futbolista como argumento que justificara su negativa a hacerse otra vez con la dirección técnica.

Poco a poco , Arencibia fue desligándose progresivamente del primer plano futbolístico, al tiempo que se afincaba en Gran Canaria, donde trabajó como empleado de Aviación Civil en el aeropuerto de Las Palmas. Falleció con 94 años en la capital gran canaria. (Tomado de la página de la Historia del Futbol Canario)

1 comentario:

  1. Muy interesante Mario. Los canarios jugaron un papel interesante en el futbol de Cuba. Recuerdo al isleno Paco Perez de Los Diablos Rojos de los 40s..y ya estaban antes. El y su hermano eran pilares del equipo.
    Saludos Tony Casal

    ResponderEliminar