lunes, 18 de julio de 2011

Ni selecciones alternativas ni hijos esparcidos


"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía."
José Martí


Ya es la hora de abrir las rejas liberar al futbol cubano y su Selección Nacional

El ser cubano es algo único, un privilegio solo reservado a unos pocos, pero el serlo también implica estar marcado por el karma de la intolerancia y la política, esa que corroe todos los ámbitos de nuestra sociedad y a la que el futbol, como todo lo demás, no escapa.

Y es que es que el amor y fidelidad a la patria se ha estrechado a serlo a una persona o a un ideal, culpándose de desertores o malos cubanos a cualquiera que decida quitarse la venda de los ojos y salir en busca de sus sueños, de tocar la estrellas y no quedarse parado esperando a ser movido por los impulsos de un control remoto.

Es en este grupo en el que desgraciadamente hemos caído, los que hoy desde afuera sufrimos y añoramos nuestro terruño sagrado, ese que un día tuvimos que abandonar por cualquiera de las razones que se puedan exponer, es en ese grupo, donde hoy también están los futbolistas cubanos que juegan fuera del país.

Marginados y criticados por ese grupo de intolerantes que no han dudado en calificar este blog de destructivo y sancionar a aquellos que tuvieron el valor de colaborar con él brindando informaciones o ayudando con artículos, nuestros futbolistas no solo tienen que vivir con el dolor de no poder ver a sus seres queridos, de caminar por las calles de su pueblo, sino también con el de no poder defender los colores de su patria sobre las canchas, por el simple delito de perseguir un sueño.

Marginados por su patria y olvidados por la FIFA, nuestros futbolistas en el exterior vagan en el purgatorio del olvido, del destierro, lejos del desastre futbolístico que se vive en la isla pero perseguidos por el mismo en donde quiera que estén. Pues calidad aparte las pésimas actuaciones de la Selección Nacional y bajo ranking en el escalafón de la FIFA no solo demeritan la calidad del futbolista cubano a los ojos del mundo, sino que les cierra las puertas de diferentes Ligas como la Inglesa o Española en donde pueden aspirar como máximo a equipos de tercera división.

Marginados de su selección nacional por razones completamente diferentes a las deportivas, nuestros futbolistas son perseguidos además por los estatutos de las FIFA y se les niega además el honor de defender los colores de los países que los han recibido como hijos propios después de que la “PATRIA” les ha negado ese derecho.

Alonso, Sebrango, Yordanis, Bermúdez, Galindo, son solo ejemplos de jugadores que bajo los estatutos actuales de la FIFA han perdido toda posibilidad de defender los colores de otros equipos por el hecho de haber defendido los de la selección cubana de futbol en un torneo oficial de la FIFA.

¿Injusto? Totalmente y no por el hecho de que no puedan jugar para otra selección, sino por el hecho de no poderlo hacer para la suya cuando este ha sido este su expreso deseo y tienen el suficiente talento para hacerlo. Injusto porque todos miran sin siquiera inmutarse, porque esa misma FIFA, que con sus famosos estatutos los condena al limbo a nivel de selecciones mira con mirada complaciente el desdén con que actúan unos pocos, creedores de la verdad, sin hacer nada para evitarlo.

Todopoderosa cual es, la FIFA sigue con oídos sordos a las constantes acusaciones de corrupción dentro de la Federación Nacional Cubana y al estatus de Paria en el que viven hoy en día los jugadores cubanos en el exterior, extraña resulta la complacencia con la que esa misma FIFA que sanciona a puño cerrado a otras Federaciones por asuntos triviales no haya movido un dedo para apuntar a una Federación Cubana, con extrema ingerencia gubernamental en su accionar (violación flagrante de los estatutos de la FIFA)  y que discrimina a sus jugadores por el hecho de no vivir en la Isla.

Lo peor, no es el olvido, la discriminación, el quitarnos el derecho de ser cubanos, de defender nuestra patria, lo peor es la impotencia, la impotencia de no poder revertir tan absurda mentalidad más allá de las quejas o denuncias, de pruebas evidentes tan fáciles de rebatir con un “No cuenta para el entrenador” tan absurdo y mentiroso como los que rigen nuestro futbol.

Es Cuba un país de sabor y colores únicos pero marcada por el dolor de muchos para la alegría de muy pocos, un país que no necesita de selecciones independientes o alternativas, que no necesita de sus hijos esparcidos por el mundo defendiendo a otras tierras.

Nuestra selección, como la patria, es una sola y no debe estar vetada a ninguno de sus hijos

4 comentarios:

  1. excelente material concuerdo amigo siempre lo he dicho donde quiera que me pare que cuba tiene que ser votada de la fifa porque no defiende nada de los estatutos de la fifa ,la fifa es mas que una organizacion de paises que practican soccer es muchisimo mas defiende muchas cosas que se contraponen con las ideas revolucionarias y locas de esa revolucion que traiciona a sus hijos ...cuba deberia ser espulsada de la fifa lo comente con jorge ebro por la radio un dia y coincidio conmigo y dice que es un buen punto para discutir anlizar y llegar bien lejos te digo amigo mario estoy bien decepcionado frustrado dolido la verdad no quiero saber nada de la seleccion cubana porque no es limpia y pura con todos sus hijos no representa al pueblo cubano no representa la libertad del hombre a escojer a ser libre gracia mario por articulos asi estoy contigo que pena que no podamos hacer mas y estemos de brazos atados

    ResponderEliminar
  2. Adanee hermano, si nos ajustamos a la historia y las acciones tomadas por la FIFA en distintos casos Cuba, debería, sin duda alguna ser expulsada del organismo rector del Futbol Mundial.
    En nuestro país es el INDER quien rige y dictamina lo que se debe hacer y como todos sabemos el INDER es una organización gubernamental, por lo tanto aquí se estaría violando la no ingerencia del govierno en los asusntos de la Federación Nacional, algo que le ha costado sanciones a países como Nigeria, Perú, El Salvador entre otras.
    Que yo conozca en la Federación Cubana nunca se han producido elecciones para dirimir quien presidirá la misma y el designio de quien será el nuevo presidente viene desde el INDER, lo implica otra ingerencia guvernamental en asuntos de la Federación.
    Otro dato que no podemos pasar por alto y que ha sido el motivo de este artículo, es la politica de segregación impuesta por el govierno cubano y la Federación Nacional a todo aquel que juegue fuera del país, privandose a los mismos de integrar la selección nacional, razón muy parecida a la que le costó a Sudafrica la expulsión de la FIFA en los 60 (ellos segregaban a los hombres por el color de la piel, Cuba lo hace por el lugar donde vivan o juegen) ?Por que entonces no se ha pasado una sanción a la Federación Cubana? Solo Dios sabe, tal vez porque en aquellos casos hubo gente con los pantalones para denunciarlos y nosotros miramos complices y solo rumuramos por debajo de la mesa esperando sea el otro el que de el paso, o tal vez por que en aquella ocaciones las otras federaciones levantaron su voz y se negaron a jugar con los equipos de marras.
    Una u otra, cualquiera que sea con sus acciones la FIFA demuestra una vez más que solo le importa el dinero y el al señor Blatter el voto seguro de Cuba y poco o nada le interesa el destino de esos jugadores que hoy se encuentran, desterrados y marginados.

    Mario

    ResponderEliminar
  3. No ahondaré mucho en el tema, pero el ejemplo más que elocuente lo tenemos con la vinotinto Venezuela. Un país donde su deporte nacional es el béisbol, al igual que el nuestro, pero a su favor hay que decir que muchos de sus jugadores están en ligas de gran nivel, y cuando se acerca un evento importante, los convocan.
    Lo mismo podría suceder con Cuba, lo que pasa es que no conviene, porque aparte del tema político, la FIFA invierte mucho dinero para el desarrollo del Fútbol, es por ello que en Cuba hay corrupción. Por deducción, si hay un despunte futbolístico menos dinero recibo y eso no cuadra.
    Como un efecto dominó, si nuestro fútbol no obtiene resultados relevantes, es lógico pensar que no se verán con buenos ojos a nuestros nacionales donde quiera que estén.

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy de acuerdo contigo en esos dos puntos, otro país en una situación similar es el de Panamá, que de ser la marioneta de los paises de centroamerica se ha ido convirtiendo en un rival muy peligroso capaz de ganerle a las grandes potencias como lo demostró en la Copa de Oro pasada, un trabajo profundo en la base les ha permitido que sus equipos Sub 17 y Sub 20 logren excelentes actuaciones en las eliminatorias y la LIBERTAD a estos jugadores a unirse libremente a equipos y Ligas de Mayor nivel les ha permitido ir subiendo en calidad.
    En Cuba por supuesto el futbol no es prioridad ninguna y eso lo sabemos, aferrados a esa rivalidad politica de querer derrotar a los Estados Unidos en cualquier campo y demostrar la fuerza de David frente a Golliat el futbol pasó a ser un deporte de quinto proridad al no ser los del norte una potencia en él como si lo eran en el besibol, boxeo, baloncesto, voleibol, etc.
    Tampoco ha sido un deporte favorito de la máxima dirigencia del govierno cubano (exectuando claro la corta estancia Guevarista en la isla) ?Alguién ha visto alguna foto de un direigente cubano, vistiendo los cortos, enfundado con un par de tacos y pateando el balón? Yo no.
    Esta claro además de que las pbres y hasta ridiculas actuaciones en torneos internacionales ayuda a un mayor aporte de dinero de la FIFA para el desarrollo de este deporte y ese dinero ya sabemos todos a donde va, a cualquier lugar menos al futbol.
    Por último y este no es un detalle menos importante, a diferencia de otros deportes el aficionado al futbol es más pasional, más rebelde y dificil de controlar, así que saquen ustedes sus propias concluciones.

    ResponderEliminar