sábado, 23 de julio de 2011

Contrapunteando con un Judas y periodista cubano (I)

 POR: Roberto Lamelo

Pareciera existir un consenso a nivel periodístico acerca de que los diálogos bi-personales en la radio o en la Televisión son un asunto pasado de moda y desde hace ya un buen tiempo se prefiere por parte del locutor o moderador evitar el desequilibrio de conocimiento, por norma general existente entre él, “amateur” que entrevista y el “profesional” entrevistado, echándole mano a una tercera persona, un entrevistado secundario para que le sirva de “contraparte” al entrevistado principal y él, locutor y moderador de la “parranda”, hacerse el de la vista gorda, tomar de ambas copas de vino, tirar algún que otro bocadillo para demostrar erudición en el tema y optar porque aquel diga algo que yo no quiero decir o que entre ellos se “fajen” y la gente se entretenga mientras él, generador del divertimento, se lleva los lauros de la crítica.  Un gallo en el rincón azul, un gallito en el rincón rojo. Y que suene el gong.

No tuviera nada de malo el “ardid” si el “contrapunteador” asumiese el rol con la mayor gloria y regocijos del mundo, convencido que su verdad es única y perecedera sino porque en ocasiones el moderador, cual Shakespeare político, le orienta tirar los rectos de izquierda al mentón, mientras que al “contrapunteado” le ordena pegar duro en las costillas, algo que en la mente de quien cuenta con cierto nivel de instrucción resulta deleznable: que a uno le orienten lo que tiene que decir en contra de su voluntad.

Que no se me ofendan muchos, por lo que voy a decir, pues reconozco el esfuerzo de los que desarrollan su labor desde una humilde trinchera de radio provincial y he conocido, aunque por breve espacio de tiempo, cuanto de marginalidad, compromiso y censura existen en ellas, pero mis estimados locutores-periodistas, nuestro periodismo – local y nacional – no ha sido pálido en cuanto a la divulgación de los sucesos negativos del deporte en nuestro país. Más bien ha sido cobarde, mediocre, sin cubanía. No se ofenda nadie con esto: parece más fácil cobrar un sueldo a final de mes que investigar, descubrir la verdad que está oculta fajo el fango. En unas palabras: hacer periodismo de verdad.

Resulta triste ponerme en sus zapatos. Es cierto sí, un periodista que se respete no puede andar dando crédito a cuanto comentario malintencionado o chovinista llegue a sus oídos, pero la vieja fórmula de esperar porque “baje” la información oficial, hace rato que, al menos en materia del fútbol, se quedó allá arriba, quizás enganchada en el globo de Matías Pérez. Así que no esperen ustedes que ellos “un día” le hagan saber al pueblo cubano la verdad de todo. No lo harán. No pidan ustedes tampoco, respeto a quien no lo merece, pues la Comisión Nacional de Fútbol, y esto es lo que su actuar de varios años parece enseñar, ni respeta al fútbol ni respeta al pueblo y por tanto repito, no creo que le debamos respeto alguno. No es que no hayan sido “diáfanos” por citar la palabrita que siempre utilizan, -  ¿Cuándo un forajido ha sido diáfano con sus víctimas? – es que están acostumbrados a actuar al margen de la ley, sin exigencias subjetivas algunas, esas que todos estamos acostumbrados a ver día a día en los estadios. Si no se clasificó fue porque nosequien se quedó, porque el arbitro se vendió, o porquenosequé o porquenosequemás



Pero para el próximo si que Usted verá, mire este año graduamos tantos, y van a mandarnos más balones los de la FIFA, y nosequien viene a visitarnos próximamente;  esos números, objetivos pero tristes y lamentables, son los que apuntalan los puestos allá arriba en la CNF, mientras el equipo nacional sigue dando evidentes muestras de deterioro y retroceso.

Por otro lado y sin dudas contribuye al pillaje de la CNF, obviar que el deporte forma parte indiscutible de la cultura de un pueblo es un craso error. Pero no basta con decirlo hay que sentirlo. Pablo Ramírez conductor y locutor deportivo mexicano en un programa al que fue invitado para hablar sobre el Fútbol dijo: “(…) esto surge de una pasión. Para mi esto no es un trabajo, es una bendición”

Aun cuando en nuestro país el béisbol es el deporte que toma ciertos ribetes de religión, en algunas provincias del país, el fútbol es religiosa pasión que corre por las benditas venas de unos cuantos miles. No es el béisbol y sí ha sido el fútbol, junto al polo acuático quienes han sacado la cara por el deporte colectivo allá en Cienfuegos desde hace unos cuantos años por lo tanto, los practicantes de estos deportes, ambos deportes, merecen un respeto mínimo o mayor. Paralelo a eso cualquier olvido con el atleta ya retirado, es una puñalada que se le da al deportista activo, es una lanza encajada en las costillas del amante del deporte. ¡Cuantos no se duelen de ver a un deportista de la talla de fulano o mengano vendiendo pan para ganarse la vida!

De nada sirve invitarlos a que vayan con UN familiar a una fiestecita en las afueras de la ciudad, darle una cajita y par de cervecitas como estímulo por el éxito obtenido y como incentivo a que el próximo año ocupen igual puesto para que se pueda repetir la cajita. O peor aun, “la actividad” con que se agasajó al equipo de Polo Campeón de Polo Acuático de Cienfuegos en el año 98. Una pipa de cerveza con 2 hectolitros debajo de una mata en el parqueo del estadio, en pleno agosto a las 3pm, a la mismísima hora que mataron a Lola. < Vayan para allá> así les dijeron. ¿El héroe de la hazaña? “Allá arriba”, de Director de Deportes Acuáticos a nivel nacional.

El pueblo cubano amante del fútbol optará por pensar que los dirigentes del INDER y el Gobierno de cada provincia suelen tragarse la píldora o “el cuento chino” que a menudo les hacen los de la C.N.F acerca de “la buena salud de nuestro Fútbol”, pero no se prestigia ni con una actitud ni con la otra el INDER o cualquier Gobierno Provincial. El prestigio se lo gana el dirigente deportivo o el popular – de la provincia, municipio o país que sea, del sistema social que sea - en el día a día, visitando al menos media hora cada semana, un día de cualquier semana, a esos atletas que tanta gloria le brindan al deporte y a la cultura de cualquier país. Tocando de la mano los problemas, conociendo las inquietudes que el deportista pueda tener es que su labor adquiere créditos y meritos al por mayor. Ocuparse y no preocuparse. Dinamismo y responsabilidad en las gestiones que por culpa de los mediocres quedan en las calendas griegas. Las visitas el día de la gran final, cuando es que se discute el campeonato, o la efímera aparición el día inaugural a dar en una o en otra una charla acerca del honor deportivo, es el complemento del accionar, no la única acción en sí.  Peor aun resulta estrecharle la mano al atleta si o solo si ha vencido.

Constituye un error colosal decir que los atletas no tienen que llevar al terreno los problemas de y que por tanto no existe relación alguna entre la actitud de los “desertores” y las actitudes hacia ellos por parte del INDER, del Gobierno Provincial y de la CNF.  Es una lástima que se diga eso, y más que lástima o error constituye una falta de conocimiento sobre psicología, sociología, comportamiento humano… a saber cuantas ramas más. El atleta, en cuanto es un ser humano y no un robot, es un ser biológico en constante proceso de transformación. No todo lo que “llevamos encima” es heredado. La sociedad nos moldea, nos transforma. Somos individuos en constante interacción con otros seres humanos. A partir de la praxis es que se forja nuestra personalidad. Nuestros sentimientos se engrandecen cuando tras haber realizado una labor destacada se nos reconoce y estimula de la mejor manera. Decir que no, justificar el ostracismo con que han actuado contra muchos atletas en Cuba es ponerse del lado de la injusticia, de los ineptos y los fariseos.

Esperaré y esperaremos comentarios de cualquier periodista o dirigente deportivo en algún que otro programa. Ojalá y se desarrolle nuevamente otro contrapunteo. Mucho más lo aceptaremos si hablando a “chaquetón quita’o” dejamos a un lado esa actitud propia de un discípulo del enemigo de Leví Mateo, y nuestras palabras en el contrapunteo fluyan sin la blanca palidez que nos caracteriza.

6 comentarios:

  1. Oye Mario, y este quien es, donde fue eso y a raiz de que ese articulo. Si este esta en Cuba y lo publico alli hay que darle un NOBEL. Buenisimo.

    ResponderEliminar
  2. Este trabajo parece estar dedicado a alguien o a algún periodista en específico. Lo leí 2 veces para ver si sabía... evidentemente el q lo escribió parece Cienfueguero, pero si nos fijamos bien, eso que "pasó en Cienfuegos" pasa en toda Cuba e incluso fuera, parece hasta un artículo Universal. Es la 1ra parte... esperaré la segunda. Mis felicitaciones para tí Mario, por publicar cosas como estas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente articulo, ya que aunque se basa en dos aspectos muy específicos de la realidad del periodismo deportivo y del funcionamiento del INDER, muy fácilmente se pueden transpolar a cualquier ámbito de la vida en cuba, cuantas veces no se invitan a especialistas para justificar desastres económicos o sociales, cuantas instituciones apoyados en sus peones logran sus objetivos y luego se celebran "pan y circo" y sin importar los verdaderos problemas de quienes lograron ese triunfo. Pero volviendo a lo que importa, que es el respeto que tengo por esos negritos del fútbol, que no les digo así por el color de algunos de ellos, sino que creo que es uno de los deportes mas sacrificados en Cuba y esto lo digo por muchas razones que aquí no es el momento de mencionar, por lo que creo que estos merecen mi gran respeto no por sus logros, sino tan solo por practicar sin descanso el deporte mas bello del mundo.

    ResponderEliminar
  4. Mi sinsera opinión es que con esos 2 millones se pudiera acer mucho más que lo que se hace... ahí hay gato encerrado, pa no decir gato robado. Igual pienso que se pudieran insertar jugadores en otras ligas. La realidad se inpone, mientras "los mejores" si cuando suban al grande, desertan, y se quedan, jamás vamos a ubicarnos en un buen lugar. Hay q analizar las causas de porque se quedan,... la primera q se me ocurre tiene relacion con esto que aqui se ha dicho. Mejor atencion al atleta, darle la posibilidad que juegue en una liga y que parte de sus ingresos los done a una cuenta q sea destinada a darle mejor atencion a los d aqui dentro. Rosemary la Cubanita

    ResponderEliminar
  5. Hola, con placer he descubierto que hasta una fémina ha opinado en el foro... que bien, las mujeres son muy observadoras, eso lo necesitamos. Debo aclarar que este artículo está dividido en 2 partes. Su idea original fue concebida a raiz de la sanción impuesta a Cfgos (no puedo individualizar xq un castigo de ese tamaño no es contra un atleta, sino contra todo un equipo, que en este caso es expresión cultural de todo un pueblo) Tenía las ideas, algunas, y luego cuando el equipo se vio involucrado en la discusión de un ascenso a la 1ra categoría fue que me propuse entonces redactarlo. LO curioso del caso, es que antes de hacerlo, me di a la tarea de investigar "los sucesos" y buscar su repercusión en la prensa nacional. Escuetas líneas... no era una sorpresa, lo esperaba. Lo que si me asombró, fue que, vox populis, me comentaron de muy diversas fuentes como fue que se procedió después. A grosso modo puedo decir que las puertas de la CNF fue cerrada casi en las narices de quienes, con toda justicia y razón, amparados por un derecho legítimo que otorga nuestra Constitución, que es la ley de leyes en nuestro país, fueron a exigir una respuesta. Ya el dolor comenzaba a corroerme el alma, cuando un nefasto periodista, y otro que dirige un programa y no conoce nada de fútbol, comenzaron a justificar atrocidades tras atrocidades. Pensé que era el momento de redactar el artículo, el cual en su versión original, fue catalogado de "acido" a pesar que por motivos que todos conocemos intenté "mantenerme en las ramas" con tal que fuese publicado pues entendía que ante el silencio de muchos, una llama, aunque quizás débil, podía encender la mecha. Gracias Mario, y espero poder colaborar contigo en cualquier otro momento. Roberto

    ResponderEliminar
  6. Bueno hermano, ya sabes que aqui tienes las apuertas abiertas siempre que quieras publicar algún trabajo relacionado con el futbol.
    Concuerdo contigo en lo de que la sanción fue más contra el equipo que contra los individuos.
    Si bien en la prensa nacional no se dijo nada absolutamente, aqui tratamos de darle seguimiento a lo que pasaba aunque por estar fuera era casi imposible ser completamente objetivos desde tan lejos y más aun cuando algunas personas cercanas a los hechos tampoco querían dar declaraciones sobre lo sucedido.
    Cuesta trabajo creer que alguién haya tenido la desvergüenza de defender tan absurda medida. En fin como tú mismo dices algunos por cobrar el chequecito de fin de mes son capaces lamer cualquier bota y vender hasta su madre

    ResponderEliminar