jueves, 14 de julio de 2011

Como el buen vino

Eddie fue figura de su equipo

Así lució anoche el espirituano Eduardo Sebrango en su primera aparición en el once inicial en la presente temporada, una designación que sorprendió a todos y que recibió, incluso las criticas de los comentaristas del Montreal que no dudaron en señar que pese a la calidad del cubano este, por su edad debería ser un jugador de recambio y no un inicialista y que esperaban fueran los jugadores más jóvenes los que hicieran todo el trabajo.

Poco demoró Eddie en demostrar lo acertado de la decisión del técnico del Montreal y mostrando un gran carácter y una preparación física envidiable, no solo se mantuvo en cancha los 90 minutos, sino que lo hizo cual mocetón de 20 años, corriendo, entregándose al máximo, bajando a ayudar en la defensa y siendo un constante peligro para la defensa de los Strikers, e incluso anotando un gol que luego sería anulado por fuera de lugar.

Desechado en un principio y llamado a última hora por el Impact, Sebrango demostró ser el revulsivo que necesitaba una ofensiva que a lo largo de torneo se había mostrado chata, falta de peligrosidad y que había demorado 460 minutos sin poder perforar las mayas rivales, Sebrango no anotó anoche, pero por lo visto sobre el gramado del Saputo Stadium está más cerca que lejos el poder saborear de nuevo el gusto de verlo anotar.

Ozzie camino a la tercera         

El Rey de Copas sigue en carrera a su cuarta fnal consecutiva

Por su parte más al este y en terreno estadounidense el Seattle Sounders dio un nuevo paso en sus intenciones de conquistar la Copa Lamar Hunt por tercer año consecutivo, algo que solo se ha logrado una vez desde que se comenzó a jugar la misma, al vencer a Los Angeles Galaxy con marcador de 3-1.

Fue un partido intenso sobre todo en la primera parte donde el equipo Esmeralda pudo liquidar al conjunto de los galácticos en los primeros 30 minutos en los que tomó ventaja de 2-0 pero en los que pudo ponerse fácilmente 4-0 encima y si no lo hizo fue en gran medida por una intervención extraordinaria del portero blanco ante un remate del Flaco Fernández y por un clamoroso fallo de Jaqua a puerta vacía ante un centro raso desde la derecha, salido del botín de Alonso.

Ozzie que en los primeros 10 minutos apenas pareció ante la abrumadora presión de su equipo comenzó a tomar más protagonismo a medida que el equipo angelino niveló el partido y su labor de recuperación fue nuevamente vital para que el Seattle contuviera el ataque de Donovan y compañía, primero, y para hacerse del control del medio campo después.

Fue otra gran noche para el Sounders y Osvaldo Alonso, quienes ya se encuentran en las semifinales del torneo más antiguo de los Estados Unidos y en el cual ha visto al cubano en las últimas tres finales efectuadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario