jueves, 30 de junio de 2011

Guantánamo dio la sorpresa y avanza a la final del Campeonato Nacional

Camagüey,- La mayor sorpresa del Campeonato Nacional de Fútbol ensombreció la festividad de San Pedro en el carnaval camagüeyano pues Guantánamo con fuerza y tesón desbancó con un espectacular 4-3 al once local, amplio favorito a la corona.


Así son las cosas, un colero que clasificó en la repesca eliminó a un Camagüey que se mantuvo invicto por muchísimas fechas pero Guantánamo mereció el laurel: empujó con todo, eliminó al campeón y al subcampeón y sin complejos rivalizará por el cetro con Villa Clara.

La definición duró una semana porque la fecha inicial del partido de vuelta debió suspenderse por lluvia el miércoles 22 de junio cuando corría el minuto 60 y el marcador permanecía intacto. Luego de siete días de espera lo de la tarde del 29 de junio fue un “Lumumbazo”; Guantánamo debía ganar o empatar a 3 goles y aunque tres veces le igualaron, obtuvieron por sí mismos el derecho a ser finalistas.

Camagüey nuevamente equivocó la táctica, en gran medida porque Guantánamo lo obligó a hacer su juego aéreo y de desgaste físico, de excelente recuperación de balones y gran disposición psicológica. Fue un partido abierto y donde se metió duro la pierna en cada pelota.
Primera mitad

Desde el comienzo los futbolistas guantanameros se lanzaron con todo al ataque, consiguiendo el primer tanto por un tiro de esquina y cabezazo sin marca de Alian Urgellés a los 9 minutos. Si no hubo más fue por la intervención del portero Orlendis Machado.

Con esquema cambiado por la ausencia de Dagoberto Quesada, por problemas personales, Camagüey utilizó a los suplentes Lisván Pérez y Reidel Fernández pero en cuanto llegó Dagoberto entró a la cancha por Lisván y un minuto después, a los 37, soltó un bombazo desde fuera del área para empatar.

Parecía ideal para aguantar o contragolpear pero la defensa fue muy débil por las bandas, el centrocampo partido y Guantánamo siguió inclinando la cancha hasta que Kanier Dranguet se consiguió un polémico penal por enganche de Héctor Elio Portel. Él mismo lo anotó.
Era el minuto 45 pero en el segundo minuto de reposición otra vez Camagüey empató con enrevesado cabezazo de Yoisel Salazar. A recriminarse unos a otros los visitantes pero vino el descanso.

Definición

El resultado obligaba a penales así que había que buscar definición. Guantánamo lo hizo impunemente con desborde y pase al manchón de penal que pateó solito Alian Urgellés a los 48. 

Lapidario para Camagüey que tenía que ganar y enseguida metió a la cancha a otro delantero, Osmani Montero, y a un volante, Alexei González. Los orientales entraron a Yudelkis Matos por Alexei Zuásnabal y a Yoannis Vázquez por Cándido Álvarez y hasta incrustaron una pelota a un palo.

Once minutos y llegó el empate por tiro libre, a tres metros de la esquina derecha, que metió con efecto Alexei González. 

Aún con el 3-3 pasaban los guantanameros y a pesar de que restaba media hora y la reposición, los camagüeyanos no hilvanaron jugadas, vinieron las faltas, el juego brusco y las caídas fingidas de los visitantes para ganar tiempo.

El líder del fútbol cubano agonizó ante los incansables guantanameros, siempre agresivos, recuperando pelotas, ganando todos los centros y usando los balones a las espaldas de la defensa local.

El puntillazo fue a los 83 minutos. Desborde por izquierda, enganche, pase, defensa dormida y tiro impune de Alberto Gómez que confundió al portero y entró cerca del palo. Se quedó vacía la grada y solo fue cuestión de tiempo para la pesadilla o el sueño según fuera el bando.


Guantánamo dominó el partido y mereció ganar, el arbitraje no incidió amén del dudoso penal pues le anotaron 4 goles a un equipo que con sus regulares solo permitió 1 en todo el torneo dentro de la cancha Patricio Lumumba. (Oreidis Pimentel. Tomado del Periodico Adelante)

No hay comentarios:

Publicar un comentario