sábado, 4 de junio de 2011

Copa de Oro. ¡Delanteros…. eros …eros….eros….!

El eco parece retumbar cuando se menciona a esta posición dentro de la escuadra cubana que a partir de mañana comenzará su andar en la Copa de Oro y es que la presencia de solo dos delanteros equipos no da muchas opciones frente al marco rival a una selección que por demás no debe tener muchas de estas ocasiones y que si algo ha demostrado en sus últimos partidos es una inoperancia alarmante a la hora de definir las situaciones creadas.

Que la selección cubana siempre ha tenido problemas de frente al gol no es un secreto para nadie, es un problema que ha vagado con la selección como un fantasma casi imposible de exorcizar y que aun en la época dorada de los 70 y 80 dio al traste con sueños mundialistas u olímpicos, como aquel partido contra Irán en el 76 en el que no se pasó de un empate a cero y nos costó el paso a la siguiente ronda, o cuando no se pudo definir en La Habana frente Haití en la eliminatoria del 78 o en aquel partido contra el Salvador en el premundial de Tegucigalpa donde el empate a ceros tuvo sabor a pura derrota después de lo vivido en el terreno de juego y en el cual una victoria pudo haber cambiado el rumbo de aquella eliminatoria.

Solo un hombre como Lester More pareció ser el remedio a un mal de muchos años, con goles importantes, ante equipos importantes nos hizo soñar un sueño que pareció extenderse con la llegada del pinareño Reinier Alcantara, goles frente a Brasil (en los Panamericanos de Republica Dominicana), Mexico, Panama, Venezuela hacían pensar que el hombre de Candelaria seguiría aquella brecha abierta por el Sonero del Gol en años previos.

Pero llegó lo impensable, marginado del roster regular de la selección nacional a favor de Alcantara, Lester decidió buscar suerte en el futbol profesional durante la Copa de Oro del 2007 pasos que seguiría Alcantara durante las eliminatorias Mundialistas del 2010 al no ser considerado por uno de los peores entrenadores que jamás haya dirigido a una selección cubana, el alemán Reinhold Fanz.

A deber han quedado desde entonces los hombres que han tenido la responsabilidad de marcar goles en la Tricolor.

Titular indiscutible para el técnico y resistido por la afición, el zulueteño Roberto Linares sigue siendo esa promesa interminable que no acaba de explotar y dar los resultados en la delantera que de él se esperan. Propenso a las lesiones e inmaduro en ocasiones dentro de la cancha lo cual le ha costado varias expulsiones en partidos trascendentales (Preolímpico de Tampa, Frente a Guatemala en la eliminatoria de Sudáfrica) Linares atraviesa uno de los momentos más bajos de su carrera con una anemia casi total de goles en el Campeonato Nacional que ha trasladado a la Tricolor y que si no fue impedimento para un nuevo llamado, si pudiera serlo para verlo saltar como titular el domingo frente a Costa Rica.


Excelente calidad técnica, rapidez y frescura son las principales características que el capitalino Yaudel Lahera puede brindarle a la Tricolor. Referente indiscutido de las selecciones Cubanas Sub 17 y Sub 20, el muchacho de la Habana del Este tendrá que demostrar con 19 años de que madera está hecho frente a defensores curtidos en el futbol profesional.

Ante la ausencia de hombres como Yoandir Punga o el Zorro Ayala, serán dos volantes, Marcel Hernández y el Capi Mesa los que se muestren como alternativas al gol. Si bien el hombre de Cienfuegos aun no abre su cuenta con la selección mayor, el muchacho de la capital anda derechito para la puerta y con dos goles le dio la clasificación a Ciudad de La Habana a la semifinales del Campeonato Nacional y con otros dos goles en igual número de partidos salvó a la selección cubana del ridículo en La Habana ante la representación de Nicaragua.

En definitiva, con dos delanteros de características similares a los que resulta difícil imaginar juntos, Cuba, en la delantera, como en la defensa dependerá mucho de lo que puedan hacer sus volantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario