viernes, 27 de mayo de 2011

Copa de Oro. La defensa, ,mismas caras, viejos resabios.

Criticado en ocasiones por su lentitud, Yenier Márquez tendrá la dura tarea de liderear una endeble defensa cubana.

Por años ha sido el sector defensivo el gran dolor de cabeza de la selección cubana y ni su máxima figura de los últimos años, el villaclareño Yeniel Márquez, ha escapado de las críticas.
Lenta, inocente y con poca comprensión entre sus integrantes han sido algunas de las deficiencias que se le han señalado al sector defensivo, lo cual unido al llamado de jugadores resistidos por la afición, el no llamado de otros con méritos propios para ser convocados, así como la improvisación de los últimos tiempos hacen que este viejo lamento se convierta en enfermedad terminal.
Es sin duda la zona defensiva, la que debido a la desinformación reinante en nuestro futbol, la más compleja a la hora de hacer un análisis, ya que los hombres encargados de hacer el trabajo sucio de marca y quite son  muy raras veces mencionados en las lacónicas informaciones que se vierten en la prensa nacional y cuando se hace no es para exaltar su labor defensiva sino para enumerarlos como autores de algún gol.
No cabe dudas que la zaga cubana la que más ha sufrido con las deserciones de los últimos años, pues si bien el medio campo perdió a Osvaldo Alonso en la contención y a Yordanis en la creación, hombres como Jaine y Cervantes regalan tienen también una gran calidad en sus botines y hacen con excelencia su trabajo, la pérdida  de Yeniel Bermúdez, Yendry Díaz y Erlys García ha sido imposible de remplazar.
Muchos han sido los nombres de jugadores (Yosvany Caballeros, Jorge Luis Clavelo, Reysánder Fernández, etc.) que han danzado alrededor de la figura de Yeniel Márquez en el centro de la defensa sin que ninguno logre esa afinidad necesaria con el hombre de Corralillo para formar una dupla segura en el fondo.
Algo aun peor sucede con nuestros defensas laterales, donde tras la salida de Silvio Pedro Miñoso y Gisbel Morales se ha abierto un profundo hueco imposible de cubrir. Joel Colomé ha sido la carta siempre usada para cubrir el sector de la derecho y aunque ha mostrado cosas interesantes cuando se lanza al ataque su labor defensiva deja mucho que desear, llegando con frecuencia tarde en las pelotas divididas lo cual lo hace huésped habitual en libro de las amonestaciones obligando al equipo a jugar con una defensa condicionada.
El guantanamero Kanier Dranguet ha comenzado a mostrarse como una buena opción para el técnico Triana por esa zona. El muchacho de Guaso, en los partidos que hemos podido ver hasta ahora, ha mostrado mucha calma en los mano a mano, es fuerte en la marca y aunque no sube tanto como el menor de los Colomé tiene un saque de manos impresionante, capaz de poner un balón dentro del área desde casi tres cuarto de cancha como ya lo hizo en la pasada Copa Digicel.
Un panorama aun más sombrío ofrece el sector izquierdo del campo donde nadie aún se hace con la titularidad y en donde la improvisación ha sido la nota más destacada. Han sido el guantanamero Aliannis Urgellés y el santiaguero Carlos Domingo los sacrificados en los últimos partidos creándose una rotación entre el acompañante de Jaine en la contención y le defensa por la izquierda realmente difícil de explicar y que suele crear confusión entre ambos, creando una especie de 3 – 6 – 1, con dos centrales, un defensa derecho y tres contenciones dos de ellos recargados a la izquierda, un sistema tal único basado en el viejo adagio de: “El que esté más cerca que resuelva el problema”.
Lo más llamativo es que a pesar de los consabidos problemas defensivos del equipo, es este el sector que menos se ha renovado y solo un nombre nuevo aparece en el listado para la Copa de Oro, el guantanamero Alberto Gómez Carbonell. El Beto fue miembro de la selección cubana Sub 17 que participó en las eliminatorias de categoría así como de la Sub 20 que lo hizo en el torneo del 2007, fue llamado además hace un par de años atrás a formar parte del equipo Orientales que participó en aquella farsa denominada Copa Cuba inventada por la Federación Cubana para tratar de tapar la embarrada de no haber asistido a la Copa Oro en ese entonces.
Gómez quien debutó con la selección de mayores ayer frente a Nicaragua (reprobado según el reporte de Raiko) no parece ser a nuestro juicio la solución inmediata para la defensa de la tricolor cubana.
Pero más allá de esos, ¿Quiénes quedan? No mucho. Se me antoja y al riesgo de no mencionar nombres de calidad que no hayan tenido la suerte de traspasar los círculos de silencio y censura de la Federación Cubana de Futbol, que hombres como el camagüeyano Yaisnel Nápoles, los Cienfuegueros Noelvis Palacios y Didier Castillo pudieran haber tenido sus chances, especialmente el primero que con sus actuaciones ha sido vital para su equipo en la últimas dos temporadas.
Juventud y calidad tienen los tres mencionados arriba pero situaciones extra futbolísticas en uno y razones desconocidas en los otros lo cierto es que ninguno de los tres ha contado para los que conforman el equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario