sábado, 23 de abril de 2011

Y el primero fue tablas.


Pepe de héroe a villano

El primer duelo entre cubanos del fin de semana terminó con repartición de puntos entre sus equipos. Un dos a dos que fue demasiado premio para un Puerto Rico United de calidad y roster limitado ante un Orlando City que dominó claramente y al que le costó definir sus oportunidades unas veces por la mala puntería de sus delanteros y otras por la actuación de Pepe Miranda bajo los tres palos.

Fue , como se esperaba, Yordanis Álvarez quien movió a su equipo, con la magia que carga en sus botines el “10” mostró toda su calidad en la reparticipación del juego de su equipo, se mostró generoso a la hora de recuperar y muy peligroso cuando se decidió a lanzarse al ataque. (Ver también el video del juego de Osvaldo Alonso más abajo) ()

Fue precisamente de sus botines que nació el primer gol del Orlando City y que significó el empate a 1 transitorio. Gio entró como cuchillo entre la defensa del United para recibir un pase filtrado de uno de sus compañeros y cuando se nos antojaba un remate directo, adelantó un poco el balón para acomodárselo a su pierna más hábil y disparar raso a puerta, segundos vitales para Miranda que aprovechó el primer toque de Gio para cerrar el ángulo y poder contener el disparo casi a quemarropa pero lamentablemente para el matancero el rebote fue pescado por Max Griffin que la mandaría al fondo de las piolas.

Miranda de otra parte comenzó a asentarse con el paso de los minutos después de unos primeros minutos de ansiedad tal vez por la desconfianza de tener una defensa tan endeble como la que tiene el equipo boricua que ya a los 46 segundos había obligado a Pepe a una intervención “casi suicida” al lanzarse a los pies de Griffin que se escapaba libre rumbo a la portería.

Con un Orlando dominando claramente y un Puerto Rico aguantando y apostando por el contragolpe llegó el primer gol del visitante cuando Juninho le ganó en la carrera a una defensa del Orlando muy lenta y batió sin problemas a un Gallardo que salía a la desesperada en busque de achicarle el ángulo al brasileño.

El gol avivó un poco más a los locales que buscaron el empate pero sin mucha claridad y sus remates fueron bien controlados por Pepe o salieron desviados de la portería de United.

Fueron los minutos iniciales del segundo tiempo cuando se vino el vendaval de los locales pues tras el primer gol de Griffin a los 47 minutos cayó el segundo a los 50 cuando el mismo Grffin cabeceaba libremente dentro del área para fusilar a un Miranda indefenso.

La presión continuó y los ataques del City se intensificaron convirtiendo de a poco a Pepe en la figura de su equipo, controlando los disparos, caminando su área, despejando con claridad balones aéreos y manteniendo a su equipo a solo un gol de la igualdad la cual llegaría a los 74 tras un nuevo contragolpe y otra salida imprecisa de Gallardo que aprovechó Christian Turizo para poner el 2-2.

A los 84 minutos llegaría una jugada desafortunada, tras el despeje de un balón desde el área del United uno de los jugadores boricuas se desplomó acusando un calambre, el balón fue echado fuera para que el jugador pudiera ser atendido pero el Coach del Orlando demostrando una anti-deportividad tremenda y una falta total de Juego Limpio, viendo que Miranda ayudaba a su compañero acalambrado le entregó rápidamente el balón a uno de sus hombres y le ordenó que sacara de inmediato.

La acción provocó la reacción de Pepe que fue a reclamarle al Coach rival lo cual provocó que le sacaran la segunda tarjeta amarilla (la primera a mi entender muy apresurada por el árbitro por supuesta pérdida de tiempo) y por consiguiente la expulsión de la Araña, que terminó saliéndose con la suya y malgastó unos cuantos minutos en el reloj antes de abandonar el terreno de juego.

Turizo, tuvo que enfundarse la camiseta de portero al no contar el equipo de Puerto Rico con más cambios y haber viajado a Orlando con solo 12 hombres y sin arquero suplente.

Orlando no supo aprovechar la superioridad numérica y terminó ahogándose en su desesperación y cediendo un empate en casa.

Llama la atención que en este partido según el reporte de la USL, José Miranda recibió 21 disparos en contra de los cuales solo tuvo dos saladas, estadística esta que para los que vimos el juego nos parece muy alejada de la realidad debido a la gran cantidad de veces que Miranda tuvo que salvar su marco.

Ozzie sin sobresaltos.


Fue una noche más bien tranquila para el hombre de San Cristóbal, con sus habituales cortes y buen manejo de balón así como sus ya característicos largos pases a los delanteros  del Sounders. Fue una noche en la que Ozzie además y aprovechando la superioridad numérica de su equipo pudo bajar un poco más libremente hasta los linderos del área y probar suerte a puerta, la más cercana acaso en el minuto 90 cuando en un contragolpe recibió un balón de Freddy Montero en el borde del área pero su cañonazo de izquierda se fue apenas por encima de la cabaña del Colorado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario