martes, 19 de abril de 2011

Se retira un grande.

Adios Matador

Hoy en su patria pocos sabrán que Eduardo Sebrango, a punto de cumplir 38 años, ha colgado las botas, hoy mientras la noticia recorre un sinnúmero de páginas en el internet se hacen eco de la noticia y reconocen la extraordinaria carrera del espirituano, en su terruño y en su patria se hace caso omiso o se dan por no enterados y no hacen siquiera un comentario de cortesía a quien supo poner el nombre de Cuba bien alto futbolísticamente.

Hay que señalar que el anuncio de Eddie no nos tomó por sorpresa ya que tras la decisión del Montreal Impact de no renovarle su contrato para esta temporada todo el mundo futbolístico solo esperaba por el anuncio oficial que llegó ayer en horas de la tarde, en una ronda de prensa organizada por el Impact.

Dedicando uno de sus tantos goles a sus hijos

“Este es un momento muy triste para mí porque sentía que este día nunca llegaría” – expresó Sebrango – “Es una decisión difícil para mí porque todavía tengo la pasión y la energía para jugar y vivir la vida de un jugador profesional. Yo me siento muy afortunado por haber podido jugar todos estos años y dejar mí deporte con salud y el respeto de mis compañeros. Yo quisiera agradecer a Joey Saputo, su familia y a toda la organización del Impact que me dieron la oportunidad de hacer una carrera jugando el deporte de mis amores. Quisiera agradecer además a la organización de los Whitecaps, a mis entrenadores, compañeros, mi familia así como a mis hijos Gabriella y Donovan”.

Sebrango quien comenzó su carrera como profesional en 1999 con Vancouver, tardó muy poco en mostrar su valía y terminó como segundo máximo goleador del torneo con 18 goles a los que añadió 10 asistencias.

Durante sus 12 años de carrera profesional Sebrango vistió la camiseta de los Whitecap (1999, 2006-2008), Rochester Rhinos (2000), Hersey (2001) y el Impact (2002 – 2005) (2009 – 2010).

En el 2008 resibiendo el Trofeo Dominic Mobilio como el máximo goleador con los Whitecaps

Eddie se retira como el segundo mayor goleador en la historia de Segunda División de los Estados Unidos, en la que marco 98 goles con 30 asistencias para un total de 226 puntos en 257 partidos de temporada regular en los que acumuló 17 659 minutos dentro del campo. Además de marcar 10 goles en 35 partidos de postemporada, siendo el único jugador en ganar cinco títulos de Liga.

Con el Montreal Sebrango anotó 45 goles y tuvo 10 asistencias para un total de 100 puntos en 136 juegos de los cuales 104 fueron como titular para un total de 9440 minutos de juego, equipo con el que recibiría el Trofeo Giuseppe Saputo a el Jugador más Valioso en el 2002, temporada en la que marcó 18 goles.

Con la Selección cubana, Eddie jugó 24 partidos y anotó 16 goles, siendo nombrado como el futbolista cubano del año 1997 e integrando el equipo cubano que participó en la Copa de Oro de 1998.

Grande entre los grandes la historia futbolística de la MLS y de la Selección Cubana tendrán que pedirle un día perdón al infalible goleador, los primeros por la miopía futbolera de jamás traerlo al máximo show futbolístico de los Estados Unidos y los segundos por ocultarse bajo la esa falsa e hipócrita moral que corroe a nuestro futbol para nunca convocarlo a defender los colores de su patria por el simple “delito” de ser un jugador profesional.

Hace un par de años atrás Maykel Galindo se robaba el show MLSero y tornaba a los incrédulos en creyentes de la calidad del futbol cubano. Hace solo unos meses Osvaldo Alonso se convertía en el primer cubano en entrenar con un equipo de la Liga Premier de Inglaterra, pero hoy en su retiro habrá que decir que antes de un Papigol y un Ozzie, hubo un Eddie y habrá que darle un sitio especial en la historia reciente del futbol profesional cubano.

1 comentario:

  1. Se va un grande del fútbol cubano, grande por juego y por calidad humana.
    un futbolista para enorgullecernos todos los cubanos.
    FELICIDADES CAMPEÓN!!

    mario muy buen artículo

    ResponderEliminar