lunes, 14 de marzo de 2011

¿Quién los salva ahora?

Dicen que con las glorias se olvidan las memorias, pero como lo que falta en el futbol cubano son las glorias, las memorias de las cosas que se dicen están ahí presentes y las palabras no se las lleva el viento como dice otro refrán.

Hace casi ya dos años y en medio de la deserción de varias de las figuras más importantes y prometedoras de la selección nacional, la Federación Cubana de Futbol, decidió retirar a la Tricolor de la Copa de Oro a efectuarse en Estados Unidos, justificando tal acción como parte de una “estrategia” para ganar la Copa Oro del 2011, cuando a todas luces se sabía que lo que se buscaba era detener la fuga de otros talentosos jugadores en tierras norteamericanas.

El tiempo pasó y poco o nada se vio de la dichosa estrategia triunfalista. En el ámbito nacional se mandó al retiro a jugadores que todavía podían aportar mucho al futbol nacional con la famosa regla de los Sub 17 y se creó un sistema de divisiones sin ton ni son que más que lograr un torneo nivelado y levantar el techo de nuestro futbol ha provocado todo lo contrario, disminuyendo el número de partidos de cada equipo y marginando de la competición a varias figuras de la selección nacional, léase Adonis Ramos, Yoandir Puga, Carlos Domingo.

Tampoco fue en el terreno internacional donde se viera la dichosa estrategia pues le tomó a nuestro seleccionado nacional casi dos años para volver a jugar internacionalmente y en la Copa del Caribe el equipo dejó más dudas que realidades, venciendo con dificultad y cayendo contra equipos de nivel inferior al nuestro, eso sin contar que ninguno de nuestros Campeones Nacionales tuvieron la oportunidad de participar en la Liga de Campeones del Caribe.

Ahora, el Tiempo, inexorable juez en nuestras vidas se ha aliado a la Diosa Fortuna, para jugarle una broma a nuestros directivos y poner a prueba su triunfalista estrategia justo en el comienzo del torneo, México (actual Campeón), Costa Rica (siempre candidato) y El Salvador completan el grupo inicial de los cubanos, un grupo con más sabor a pasaje de vuelta que a segunda fase.

El Tiempo pasó y las palabras no se las llevó el viento, se acerca la hora de rendirle cuentas al aficionado cubano, al amante del futbol, ese que se quedó con las ganas de ver a su selección en la edición anterior de la Copa de Oro, de ver los productos de la dichosa estrategia y de desnudar el nivel real de nuestro futbol ese que se esconde detrás de un glamuroso número 64 en la lista FIFA.

La Copa de Oro está a la vuelta de la esquina y una vez más serán nuestros futbolistas, esos, los olvidados de siempre, los que tendrán que plantar pie y cara en el terreno para defender el honor cubano y tal vez pagar con una derrota las falencias de quienes los dirigen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario