martes, 29 de marzo de 2011

Panamá nos bajó a la tierra.

sPoco se puede decir o analizar de un partido que debe seguirse por radio a través de una de las más pésimas transmisiones de futbol que haya oído en años, la de Rebelde, por un lado y otra plagada de comerciales, la de Panamá, por el otro; pero lo que si es cierto es que Panamá nos devolvió a la realidad.

Lo vivido hoy en La Habana, no es sin embargo, una sorpresa para los que seguimos el cubano de cerca, con amor, pero sin cegarnos. Más allá de que si hubo un penalti no pitado a favor de Cuba o no , de que si fue justa o injusta la expulsión de Cervantes lo cierto es que nuestra selección y el futbol en Cuba necesita una restructuración completa, dejar el anacronismo y vivir en el mundo de hoy.

Cuba dejó escapar hoy una oportunidad dorada para consolidarse en el pelotón de avanzada de la CONCACAF y asegurar un puesto en las semifinales de la próxima eliminatoria mundialista, como bien señalaban en la transmisión radial panameña, el de hoy era un partido clasificatorio para el Mundial por lo que representaba para el ranking de la FIFA el cual será el que determine la suerte de los equipos en el camino a Brasil 2014.

Volvió a fallarse en la definición cuando se tubo la posibilidad ante el marco rival, Linares volvió a defraudar en un partido importante y Cordovés sigue demostrando que la camiseta de Cuba le queda grande y que definitivamente no es la solución en la delantera cubana, por lo que el cuerpo técnico tiene que analizar otras opciones como el pinero Yoandir Puga y el tunero Ayala, ambos desterrados de la selección nacional a pesar de sus grandes actuaciones en el Campeonato Nacional de futbol.

Lamentable lo de la portería cubana, la cual le ha costado al equipo las últimas tres derrotas a la selección nacional. Molina volvió a demostrar que está muy lejos de la forma que lo llevó a ser el indiscutible número uno de Cuba y que le valió un puesto en el todos estrellas de la Copa de Oro del 2002.

Y me pregunto ¿Por qué continuar exponiéndolo al ridículo y la vergüenza a un hombre que tanto le dio a nuestro futbol? ¿Por qué exponerlo al abucheo de la tribuna como ocurrió hoy?

Con una segunda opción como Vismel Castellanos, otro hombre con unos cuantos años encima la renovación en la portería nacional hay que comenzarla desde ya, hay que darle paso a las nuevas generaciones de arqueros cubanos, para que comiencen a labrarse su propio camino y ganarse un nombre con la escuadra nacional.

Punto y aparte para la preparación física de los jugadores que parecieron, al igual que la Sub 20 ayer, quedarse sin gas en los últimos 15 minutos de juego en lo que pareció ser todo Panamá, denotándose así que los jugadores no está listos fisicamente para enfrentar partidos cada tres días.

Mención especial para la pobre y falta de criterio futbolístico de Radio Rebelde, con un comentarista que parecía no saber que estaba ocurriendo en el campo de juego, como ocurrió durante la expulsión de Cervantes cuando reconoció no saber si el avileño ya había sido amonestado anteriormente, o cuando sugirió a Molina agarrar el balón con las manos fuera del área en la jugada que derivó en el primer gol panameño. Eso sin contar que terminado el primer tiempo se fueron para la transmición de un juego de pelota (desconozco si al final regresaron al artido del Pedro Marrero, pues aun no lo habían hecho para el inicio del segundo tiempo).

En definitiva fue una jornada FIFA gris para Cuba, dos derrotas en casa, tres goles en contra, 180 minutos sin marcar goles y un descalabro seguro en el ranking de la FIFA que seguro nos dejará muy mal parados de cara al sorteo de las eliminatorias mundialistas.

En definitiva se comprobó lo que ya conocíamos, Cuba no está al nivel para ser la selección 62 del mundo, ni tampoco para ser de las seis primeras de la CONCACAF y también que no solo no se ganará la Copa de Oro si no que solo un milagro nos dejará en la segunda ronda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario