domingo, 27 de marzo de 2011

Las Tunasiguala ante el líder Camagüey

Por: Dubler R. Vázquez Colomé
Las Tunas.- Dos errores garrafales, uno por cada bando, signaron este sábado el duelo de líderes entre Las Tunas y Camagüey, en la octava fecha del Campeonato Nacional de Fútbol, Primera División. Una salida catastrófica del meta visitante le regaló a los tuneros el gol de la ventaja, pero los locales devolvieron el favor con una grave desatención defensiva que puso el definitivo 1-1 en un choque donde se vieron los dos primeros conjuntos del torneo.


La visita del líder motivaba por igual a jugadores y a aficionados, así que en materia de espectáculo solo faltaba lo que pudieran agregar los futbolistas sobre la legendaria cancha del "Ovidio Torres". Toda vestida de azul, la escuadra visitante jugó una primera parte más bien gris, pendiente la mayor parte del tiempo del internacional Armando Coroneaux, quien venía de jugar 30 minutos el jueves en el amistoso que perdió 0-1 la selección nacional ante El Salvador.

Con el fantasma del "virus FIFA" colgando de sus botines, Coroneaux deambuló por toda la cancha durante los primeros 45 minutos y el juego del mejor elenco de la temporada se resintió, hasta el punto de que el técnico Roberto Varona decidió apostar a los balones largos sus mejores opciones en ataque, después de comprobar que no funcionaba la conexión de sus medios con el letal tridente ofensivo integrado por Kéiler García, Dagoberto Quesada y Osmani Montero.

Mientras, el equipo local avisaba apenas al minuto siete con un buen disparo del volante Yunior González, quien volvería a aparecer poco después en otra jugada peligrosa que Las Tunas construyó a base de toques de primera y desmarques, para delinear con claridad sus intenciones: toque, construcción y juego asociativo para buscar la revancha, tras la derrota 2-0 en la primera fecha del torneo.

Sin embargo, el fútbol no premió el mejor juego local en la etapa inicial, pues pasado un cuarto de hora el líder goleador Máikel Celada terminaba una peligrosísima contra con un remate que estuvo a milímetros de entrar, en tanto 12 minutos más tarde sería el guardametas Orlendis Machado quien le ahogaría el grito de gol, después de echar a córner un disparo seco desde más de 30 metros.

Con el tiempo casi cumplido, Geovanys Ayala tendría la más clara de la primera parte, cuando un misil de libre directo se iba besando el palo derecho de la puerta agramontina. Era la respuesta a una clara ocasión que había desaprovechado el lateral camagüeyano Yaisniel Nápoles, incapaz de empujar a puerta vacía un tiro de esquina que finalmente echaría de cabeza por la línea final.

Oxigenados por el descanso del medio tiempo, ambos equipos salieron con más ambición a la segunda parte y, mientras la media cancha tunera comenzaba a funcionar mejor en la recuperación de balones, Armando Coroneaux encontraba cada vez más fácil la ruta hacia la puerta defendida por el meta Julio Ramos.

Ya compuesta su brújula, el timonel visitante enderezó el rumbo y el líder comenzó a sacudirse la presión tunera a partir del minuto 50. Sin embargo, el fútbol sigue siendo insondable y su magia se torna de vez en vez caprichosa: cuando mejor lo hacía el cuadro azul, Las Tunas se benefició de un grosero error del guardametas Machado, quien midió mal un centro enviado al corazón del área y el balón, después de sorprender a toda la zaga camagüeyana, fue a parar al fondo de las redes, empujado por el manatiense Karel Pagés.

Con media hora por jugar, los tuneros comenzaban a recordar la victoria conseguida una semana atrás ante el multicampeón Villa Clara, pero no contaban con que la veleidosa fortuna les volviera la espalda.

Para el local, las cosas comenzaron a torcerse apenas tres minutos después del gol, cuando el DT camagüeyano extrajo de la cancha a un gris Osmani Montero e hizo ingresar al experimentado Héctor Portel, un verdadero revulsivo en los últimos 20 minutos. Casi al mismo tiempo, Las Tunas perdía por una cortadura en la cabeza al ariete Máikel Celada y, con él, buena parte del peligro que todavía llevaba al área rival, además de ceder en la presión sobre la salida de los zagueros contrarios.

Aun así, tenía cuerda para jugar a buen nivel unos minutos más y en el 66 el lateral Armando Trejo – omnipresente en todo momento y en cada demarcación – volvía a sacar astillas del larguero camagüeyano, aunque el nuevo dibujo táctico de Alain Delfín dejaba solo en punta a Geovanys Ayala y retrasaba a Dainier Lorenzo para sumar un hombre más a la presión en media cancha.

Con el reloj caminando y a solo cinco minutos del final, Ayala confirmó que atraviesa por su peor momento de los últimos años y, tras desaprovechar un uno contra uno que le podría haber dejado solo delante del portero, sumó la quinta jornada consecutiva sin ver puerta.

Urgidos por su condición de líderes invictos, los visitantes comenzaban a desesperarse cuando en un rápido contragolpe Armando Trejo cometió el único error de la tarde. El lateral tunero dejó pasar un balón por alto y la velocidad de Kéiler García le ganó las espaldas, para resolver la igualada con un disparo seco y rasante ante Julito Ramos.

Era el minuto 87 y todo estaba dicho. De ahí al final, los tuneros se resistieron a dejar escapar los tres puntos, pero con oficio y solidez defensiva la visita dio por buena la división de unidades, válida para conservar la cima en una Primera División que se detendrá por un mes y será reanudada en el mes de mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario