lunes, 14 de marzo de 2011

Fuerza y compás

Por: Aliet Arzola Lima. Foto: Aníbal Oliva
Disculpen si el título los remite a un montón de figuras de incomparable perfección en armonía sobre las tablas, llevando a escena una exquisita coreografía de ballet español. No se trata de eso, pero la reciente marca mundial en dominio del balón de Yeniseidys Soto bien pudiera compararse en constancia, control, concentración, fuerza y belleza con los más excelsos movimientos en acción de las bailarinas.

La avileña de 33 abriles, multirrecordista del orbe en la exótica disciplina, devoró 500 metros con 50 kilogramos sobre sus hombros en 20 minutos, sometiendo la esférica sin que esta pudiera hacerle apenas resistencia en aislados tramos del circuito, preparado en el capitalino Parque Ecológico Monte Barreto.
 
Ni el sofocante sol o la incómoda brisa, a ratos convertida en fuertes rachas, desenfocaron a Yeniseidys, quien se mantuvo tranquila y transmitió mucha seguridad al centenar de aficionados congregados en el espacio natural. Precisamente, el grueso de los espectadores acompañó a la ex judoca en buena parte del trayecto, sirviéndole de escudo humano ante las amenazantes ráfagas.

“Agrúpense a la derecha”, se le escuchó decir con agitación más de una vez ante el acecho del aire, pero no hubo espacio para distracciones, siguió en lo suyo: dar continuidad a los movimientos previamente ensayados y dominar la redonda con sutileza en el tramo, mucho más largo de lo habitual con medio centenar de kilos en los hombros.

Al final, con el rostro brilloso de tanto sudar, cruzó la línea que de inicio parecía casi imposible de alcanzar. Agotada, pero con la más bella sonrisa dibujada en su rostro, levantó los brazos y estalló la felicidad de aficionados, familiares y amigos, fieles seguidores en sus nueve récords mundiales, válidos para demostrar que el ser humano no tiene límites…y menos las mujeres.(Tribuna de La Habana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario