miércoles, 16 de marzo de 2011

El Busquets cubano

Arrancó la temporada de la MLS y muy poco demoró el pinareño Osvaldo Alonso en demostrar porque fue elegido como el Jugador Más Valioso del Seattle Sounders en la temporada pasada y porque los lectores de este Blog lo consideraron el Mejor Jugador Cubano del 2010.

En un equipo que se vio partido y carente en ocasiones de ideas abusando del pase largo a las bandas y centros al área, Alonso logró establecerse como dueño del mediocampo, la figura visible y referente de su equipo, ya fuera para desahogar a su defensa, clarificar el juego saliendo con pases cortos o mandando sus característicos cambios de frente con pases largos a espaldas de los defensas, único punto en el que se le notó menos fuerte con algunas imprecisiones propias del primer partido de temporada y de una superficie sintética y mojada, demasiado rápida para un Zakuani que resintió demasiado las molestias en su muslo para buscar y ganar, balones a los que normalmente gana.

Dueño de los tiros de esquina, causó problemas en la defensa de los Galaxy cada vez que levantó el balón desde el banderín de corner además de estar a punto de marcar cuando pescó un balón que quedó boyando en el borde del área y soltó un misil sobre la puerta visitante que se fue apenas por encima del larguero.

Pero no sólo mostró ese correr continuo, esa pelea constante, si no que lo hizo con una limpieza impresionante al punto de no cometer falta en los 90 minutos de juego a pesar de haber recuperado más del 97 por ciento de los balones que disputó. Además de provocar una tarjeta amarilla a un jugador de los Galaxy y de paso originar un tiro libre que estuvo a punto de convertirse en gol.

Para terminar su faena y para acallar al comentarista de ESPN que lo tildaba de no ser un jugador de lujos se dio el gusto de quebrarle la cintura a Juninho y dejar al brasileño desparramado sobre el césped del Qwest Field.

Fue otra noche para Alonso, pero no para el Sounders que terminó cayendo una vez más frente al Galaxy esta vez 0-1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario