jueves, 27 de enero de 2011

El Fútbol de Holguín vive un buen momento

Por Ernesto Vera González 
Apenas han transcurrido las tres primeras fechas de la Liga Provincial de Fútbol en Holguín y pronósticos aparte, ya brotan opiniones, comentarios o polémicas en torno a un evento que no tiene igual en toda Cuba.

Y no es para menos, en medio de una apretada situación económica por la que atraviesa Cuba, es un acto de valentía llevar adelante este proyecto en el que se jugarán 20 domingos consecutivos para dar vida a un campeonato de todos contra todos a cuatro vueltas entre los seis municipios de mayor fuerza en este universal deporte.

Es cierto que la competencia es joven aún para hacer análisis contundentes sobre las posibilidades de unos y otros, pero un aspecto queda bien claro, la porfía se vislumbra con muchos atractivos y sin enemigos pequeños.


 Cualquier análisis a priori deja como grandes favoritos a Banes, Holguín y Cueto, sin dudas las tres potencias futbolísticas de esta oriental provincia. En ellos militan la mayoría de los hombres que defienden la casaca de Holguín en la Liga Cubana, varios con experiencia internacional en categorías inferiores o de adultos.

Por el momento, el equipo que representa a la ciudad de Holguín aparece como un serio candidato a la corona que en los últimos años le ha resultado esquiva. Ellos acumulan siete puntos, después de vencer a los Tigres de “Calixto García” (1-0) y a los muchachos de “Urbano Noris” (2-1) con un empate intercalado sin poner a funcionar el pizarrón frente a Cueto.

Sus figuras de cabecera son el central Reynaldo Batista y el volante internacional Fernandito Chapman, dos hombres de mucho oficio sobre el rectángulo y con una capacidad organizativa que subordina al resto de los regulares. Batista se hace respetar en la última línea y contagia seguridad en el resto de la zaga, mientras Chapman es todo experiencia y habilidad en función de hacer prevalecer autoridad en la mitad de la cancha.

Quizá le falte a los holguineros que un delantero como Kárel Mariño defina de una vez y por todas su olfato a gol. El director técnico Julio “Chicho” Agüero tiene todavía 17 fechas por delante para moldear su esquema sobre la grama.

Banes es todo historia y tradición. Llevan por dentro el orgullo de ser hijos de una de las plazas más importantes de Cuba en esta disciplina. Desde el banco los orienta Carlos Henry Bracha, uno de nuestros grandes en todos los tiempos, medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Cali-1971 y padre de varias generaciones de futbolistas holguineros.

Los banenses son dueños del trofeo mayor y aunque todavía no han alcanzado ninguna victoria nadie sería capaz de menospreciarlos. Empataron 1-1 en ambos casos con las selecciones de “Calixto García” y “Urbano Noris”. Tienen un arquero de calidad como José Luis Castillo y dos centrales con un mundo por delante, Carlos Céspedes y Esdray Reyes. Cuando consoliden el trabajo de línea media se lloverán los puntos por Casa del Valle, William Doffa y Carlos Vinent, rifleros de puntería desde cualquier ángulo.

Las voces de exzaguero Juan Carlos Mamblanche para llamar al orden a su equipo de Cueto, una formación que juega con mucha entrega y vergüenza los 90 minutos de cada partido. Resalta la presencia autoritaria del guardametas Ernel Castillo, el mejor de esta geografía.

Afortunadamente ha regresado el volante internacional Luis Felipe Gómez, dueño de una potencia increíble en ambas piernas y con un temperamento hecho a la medida para brillar en este deporte. Ojalá interiorice que todavía le queda mucho por entregar y pueda acompañar a los suyos en el empeño de discutir el trono. Junto con él enseñan facultades el mediocampista Wilfredo Batista (estuvo en el Cuba sub-17) y el delantero Lázaro Turro. A los dos les sobran cualidades para llegar.

Del resto, Gibara se deja llevar de la mano o mejor dicho de los pies de Silvio Rodríguez, un goleador con firma de trovador famoso que lidera una escuela de larga tradición en esta provincia. La semilla sembrada por Ramón Torquemada germina ahora bajo la tutela de su hijo Puskas. Mayito Gómez, Pampe, Catono y el “Ruso” se doblan ahora en nuevos talentos que hacen renacer la esperanza.

Los Tigres de “Calixto García” se han atrevido a llevar público al “Orlando Proenza”, una plaza eminentemente beisbolera, patrimonio de los Vaqueros del Oeste. Pero el “Chinito” Morales, Reinier Turruelles, Léster Gómez, Reinier Chávez y compañía han cambiado la tónica, y la música del Órgano Oriental también se baila a ritmo de fintas, goles y atrapadas.

Y no menos joven y ambicioso es el plantel de “Urbano Noris”. Allí tampoco la historia cuenta a la hora de salir a la cancha. Sólo la determinación y la entrega hacen que Róger Naranjo, César Barcarcell y el resto de su equipo salgan a la cancha con la única intención de llevarse tres puntos. Eso vale en cualquier proyecto y hay que aplaudirlo.

La Liga de Fútbol en Holguín ya tiene un ganador y es el público. Antes, en una o dos semanas se definía todo, con aplausos o sin aplausos en las gradas. Ahora se juega únicamente los domingos y los aficionados tienen tiempo suficiente para llegarse a los estadios.

Los seis equipos correctamente uniformados brindan seriedad y colorido al espectáculo. El público disfruta y apoya a su favorito. La pelota va de una portería a la otra, los protagonistas se entregan en la cancha. El Fútbol de Holguín vive un buen momento. Y eso también merece el aplauso./ RadioJuvenil

No hay comentarios:

Publicar un comentario